Las 10 dictaduras más sangrientas de Iberoamérica de los últimos 50 años

10 Dictadores De Iberoamérica
NOTIMÉRICA/ WIKIPEDIA/ WIKIMEDIA COMMONS
Actualizado 16/08/2018 8:26:33 CET

   MADRID, 16 Ago. (Notimérica) -

   La mayoría de países iberoamericanos se incorporaron al sistema democrático a finales del siglo XX. La presencia de las dictaduras durante este siglo hizo que los países de la región sufriesen un gran estancamiento sociopolítico en comparación con otros países del mundo.

   A pesar de que hoy en día casi todos estos países han superado el autoritarismo, lo cierto es que en alguno de ellos los valores democráticos son puestos en duda frecuentemente.

    Hoy, 16 de agosto de 2018, se cumplen 12 años de la muerte del dictador paraguayo Alfredo Stroessner. Con motivo de este aniversario, en Notimérica recordamos los 10 dictadores más sangrientos de Iberoamérica en los últimos 50 años:

   ALFREDO STROSSNER (PARAGUAY)

   Alfredo Strossner impuso en Paraguay una dictadura de 35 años que sumió al país en el miedo y el terror desde 1954 hasta 1989. Su mandato estuvo marcado por una cantidad ingente de asesinatos y desapariciones.

   Probablemente, el mayor operativo que llevó a cabo fue 'La Operación Cóndor' en la que se alió con los regímenes dictatoriales de Argentina, Chile, Bolivia y Urugay para aniquilar junto con la CIA estadounidense a cualquier persona que no compartiese la idea política de cualquiera de estos países. Este operativo de coordinación dejó aproximadamente 50.000 víctimas mortales, 30.000 desaparecidos y 400.000 encarcelamientos.

   Tras el regreso de Brasil, Argentina y Uruguay a la democracia, los ciudadanos paraguayos se echaron a la calle para protestar y reclamar un país democrático.

   En 1989 se ponía fin a su mandato mediante un golpe de Estado en el que participaron varios miembros de su propio partido, algunos militares, parte de la Iglesia Católica y el Ejército americano.

   

   AUGUSTO PINOCHET (CHILE)

   En 1973 Augusto Pinochet Ugarte se instauró como gobernante de Chile tras un golpe de Estado por el que derrocó al entonces presidente Salvador Allende.

   Desde un principio la violencia estuvo presente en este régimen. Pinochet buscaba combatir la ideología izquierdista y para ello ordenó perseguir a toda la oposición que apoyaba el régimen de Allende, tanto a nivel nacional como internacional.

   Si bien es cierto que Chile experimentó un importante desarrollo económico durante los 17 años que el militar estuvo en el poder, también lo es que cientos de violaciones de los derechos humanos tuvieron lugar durante su mandato.

   

   FULGENCIO BATISTA (CUBA)

   Fulgencio Batista y Zaldívar gobernó Cuba desde 1952 hasta 1959. La primera decisión que tomó cuando llegó al poder fue suspender el Congreso e ilegalizar todas las formaciones políticas.

   Desde 1953 tuvo que hacer frente a una oposición revolucionaria liderada por Fidel Castro y el Che Guevara, que finalmente le derrocaron en 1959. Aceptando su derrota, se retiró primero a República Dominicana y luego a España, donde moría sin haber recibido castigo alguno.

   FIDEL CASTRO (CUBA)

   Fidel Alejandro Castro Ruz es posiblemente uno de los dirigentes más insignes de la historia internacional. Estuvo al mando de Cuba desde 1959 hasta 2008, primero como primer ministro y posteriormente como presidente.

   Para millones de personas es uno de los máximos exponentes del comunismo y el socialismo pero, para otros, es uno de los mayores dictadores del siglo XX.

   La dura represión contra sus oponentes, el restringido acceso a los bienes de primera necesidad, el autoritarismo político y el control sobre la libertad de movimiento ciudadano han puesto en duda las políticas que durante casi cinco décadas Castro impuso en Cuba.

   

   JORGE RAFAEL VIDELA (ARGENTINA)

   Jorge Rafael Videla ponía fin al gobierno de Isabel de Perón, presidenta de Argentina tras la muerte de su marido, Juan Domingo de Perón, en 1976, mediante un golpe de Estado.

   La mayoría de historiadores califican los 5 años que el militar estuvo en el poder como uno de los periodos más oscuros de la historia de Argentina. Su detención y posterior juicio se produjo en 1984 bajo la Presidencia de Raúl Alfonsín, atribuyéndosele más de 300 privaciones de libertad, 93 casos de tortura y, al menos, 66 asesinatos.

   Además, impuso una truculenta censura en la que ni siquiera los tangos de Carlos Gardel encontraron la salvación. Por todo ello, en 2010 se convertía en el primer gobernante de la dictadura argentina que era condenando a cadena perpetua.

   

   ANASTASIO SOMOZA (NICARAGUA)

   La dictadura que Anastasio Somoza García impuso en Nicargua en el año 1937 llegó a su fin en 1947. Sin embargo, tan solo 3 años después, en 1950, volvió a consolidarse como el dirigente del país. Esta vez, su mandato se extendió hasta 1956. En total, 16 años de régimen militar que pasaron una gran factura al país iberoamericano.

   Desafortunadamente, la dictadura de 'Tacho', apodo con el que se conocía al dictador, fue hereditaria. Tras el atentado en el que el patriarca fue asesinado, su primogénito, Luis Somoza Debayle, tomaba las riendas de Nicaragua durante 7 años, desde 1956 hasta 1963.

   Posteriormente, en 1967, el menor de la familia, Anastasio Somoza Debayle, apodado 'Tachito', volvía a dirigir el país en dos periodos distintos. El primero abarcó desde 1967 hasta 1972, y el segundo desde 1974 hasta 1979. Su derrocamiento puso fin a la dinastía Somocista, que había sumido a Nicaragua en la más absoluta violencia durante cinco décadas.

   LEÓNIDAS TRUJILLO (REPÚBLICA DOMINICANA)

   República Dominicana estuvo bajo el poder de Rafael Leónidas Trujillo durante 31 años, desde 1930 hasta 1961. Sin duda alguna, este fue uno de los dictadores más sanguinarios de la historia de la región ya que su mandato se saldó, al menos, con 50.000 muertes.

   Uno de los focos permanentes en los que Trujillo centraba su atención era la inmigración haitiana. Para combatirla creó una política xenófoba que desembocó en la 'Masacre de Perejil', cuando el dirigente ordenó el fusilamiento de cualquier habitante de origen haitiano. Se estima que unos 20.000 haitianos que vivían en la frontera de ambos países fueron asesinados.

   Además, sometió a los azucareros del país bajo el yugo de la precariedad, fijando salarios ínfimos y haciendo que la inestabilidad del país fuese cada vez mayor.

   

   MANUEL NORIEGA (PANAMÁ)

   Manuel Antonio Noriega establecía en 1983 un periodo autoritario en Panamá que duraría hasta 1989. Durante esos seis años de Gobierno sumió al país en una grave crisis económica, política y social.

   En 1988 fue procesado en Florida acusado de narcotráfico, crimen organizado y blanqueo de capitales, lo que dio carta blanca a las tropas estadounidenses para detenerlo invadiendo Panamá.

   Tras un nuevo juicio en 1992, fue condenado a 40 años de prisión, siendo la primera vez en la historia que en Estados Unidos se juzgaba y condenaba a un jefe de Estado extranjero.

   

   HUGO BANZER (BOLIVIA)

   Bolivia vivió su época más oscura durante los 7 años de dictadura de Hugo Banzer Suárez, desde 1971 hasta 1978. Antes de llegar a la Presidencia mediante el golpe de Estado por el que acabó con el mandato del general Barrientos, fue ministro de Educación.

   Prueba de su férrea dictadura son las celdas de tortura y los huesos humanos que se encontraron en los sótanos del Ministerio.

   

   CARLOS CASTILLO (GUATEMALA)

   La Presidencia de Guatemala caía en manos de Carlos Castillo Armas tras el golpe militar que protagonizaba en 1954. Durante su mandato prohibió los partidos políticos, los comités agrarios y los sindicatos. Además, anuló todas las reformas emprendidas durante la década anterior.

Su dictadura finalizó en 1957 cuando fue asesinado por un soldado de su guardia. Nunca se llegó a saber si su asesinato fue fruto de una acción en solitario o de un complot.