Agua para llorar a los ahogados, la obra de la artista colombiana Doris Salcedo para los muertos en el Mediterráneo

Doris salcedo
NOTIMÉRICA - Archivo
MADRID, 24 Mar. (Notimérica) -
Actualizado 24/03/2018 9:23:54 CET

   Los muertos tienen nombre. Además de una vergonzosa cifra, las vidas que se han quedado en el Mediterráneo intentando alcanzar la costa europea, y con ella una existencia digna y en paz, se corresponden con hombres, mujeres, niños y niñas con rostro, con nombre. Todos ellos olvidados.

   'Palimpsesto' sirve para recordar. Con esta obra la artista colombiana Doris Salcedo consigue situarnos ante nuestra propia hipocresía, ante nuestros ojos y bajo nuestros pies sitúa los nombres de decenas de personas ahogadas por la ignorancia, la complicidad o la indiferencia de muchos. Sus nombres están escritos con agua.

   Salcedo, en un proyecto llevado a cabo con el Museo Reina Sofía de España, ha ubicado en el centro de Madrid, en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro, una obra concebida como un duelo, con el objetivo de reflejar la más dura de las violencias de una forma bella.

   'Palimpsesto' es el nombre de este proyecto, un término utilizado para definir un manuscrito que aún conserva restos de algo que estaba escrito con anterioridad. Este es exactamente el sentido de la obra. A través de un complejo sistema de tuberías y materiales, en el suelo del Palacio de Cristal se observa como el agua perfila diferentes nombres, a veces muy nítidos, otros menos, tras lo que el agua se filtra y el nombre desaparece, para dibujarse luego otros nuevos. Todos los nombres se corresponden con el de algún ahogado en las costas euopeas.

   Esta "poética del duelo" tiene que ver con la dignificación de la vida por el hecho de serlo, sin necesidad de recurrir a construcciones identitarias, sino valorando la vida por la vida. Un llanto mudo que llama a tomar conciencia de las personas reales que se esconden tras esas gotas de agua, muertes diarias que llenan los telediarios y que acostumbran a pasar desapercibidos.

   La instalación que compone 'Palimpsesto' no solo ha involucrado a la colombiana, sino también a ingenieros químicos e hidráulicos y arquitectos, que han desarrollado un complejo trabajo, primero de conceptualización por parte de la artista y luego de ejecución de forma conjunta durante más de cuatro años.

   Su obra se expone en El Palacio de Cristal del Retiro, en Madrid, hasta el 1 de abril de 2018.

DORIS SALCEDO

   Salcedo nació en Bogotá --ciudad en la que reside y trabaja-- en 1958, donde estudió Bellas Artes, para posteriormente postgraduarse en Nueva York. Obtuvo entonces una beca de la Fundación Guggenheim, donde descubre que su verdadera vocación es reflejar a través de su arte situaciones de violencia e injusticia, sobre todo mediante la escultura.

yu

   La colombiana ha desarrollado procesos relacionados con estos temas a lo largo de toda su trayectoria, si bien 'Palimpsesto' es el último. Ejemplo de esto son 'Atrabiliarios', dedica a recordar a desaparecidos a través de sus objetos personales; series escultóricas como 'La casa viuda' y 'Unland'; o performances como 'Noviembre 6 y 7'.

   Una de las últimas obras de Salcedo, íntimamente relacionada con su país de origen, es 'Sumando Ausencias', llevada a cabo en 2016 en la Plaza Bolívar de Bogotá, días después de la victoria del 'No' en el plebiscito refrendatorio del Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

   Con 'Palimpsesto', Salcedo trata una de las crisis humanitarias más urgentes e ignoradas de la historia reciente, el naufragio de miles de personas intentando alcanzar una vida sin violencia y ante la indiferencia del mundo. Doris Salcedo nos hace, de forma magistral, enfrentarnos a los restos de este naufragio.