Eduardo Saverin, el desconocido cofundador de Facebook que tiene prohibido hablar de la empresa

 

Eduardo Saverin, el desconocido cofundador de Facebook que tiene prohibido hablar de la empresa

Contador
Eduardo Saverín
WIKIMEDIA COMMONS
Mark juntos
Actualizado 19/03/2017 8:46:06 CET

   BRASILIA, 19 Mar. (Notimérica) -

   Con un capital de 1.000 dólares el estadounidense Mark Zuckerberg creó la famosa red social Facebook. Pero el empresario en sus comienzos no disponía de tal cantidad así que le pidió prestado a su compañero de piso, cuando aún era estudiante en Harvard, el brasileño Eduardo Saverin. Gracias a su amigo ahora su negocio está valorado en 50.000 millones de dólares; pero ¿qué pasó con Saverin?

   Aunque el estadounidense es en la actualidad quien dirige la exitosa empresa y su nombre está irremediablemente unido a Facebook, en los orígenes de la compañía fue muy trascendental la aportación de Saverin para su creación. Sin embargo, la relación entre ambos ha tenido sus altibajos.

   El también empresario Eduardo Saverin es uno de los cofundadores de Facebook y a sus 35 años, que cumple hoy, posee el siete por ciento de la red social. El brasileño obtuvo en un principio un 30 por ciento de las acciones de la empresa y el cargo de jefe de finanzas, aunque los negocios también pueden romper una amistad. Tanto fue así, que ambos se enfrentaron en un tribunal por una disputa relacionada con el porcentaje de participación accionarial en la compañía.

   Esta disputa se desencadenó por la venta de una parte de la empresa Facebook a una firma de capital de riesgo, Venture Capital. Para Zuckerberg la venta fue un éxito, aunque no lo fue tanto para su amigo Saverin. Con la transacción Saverin incrementó su participación del 30 al 34,4 por ciento del nuevo Facebook, al mismo tiempo que Zuckerberg redujo su participación del 70 al 60 por ciento, mientras que el resto de las acciones quedaron distribuidas entre los nuevos socios. Saverin estaba satisfecho con el arreglo y cuando le presentaron los contratos para sellar el acuerdo, los firmó sin ninguna duda.

   Aunque no todo fue color de rosa, ya que en la siguiente venta de acciones de Facebook, de acuerdo con las reglas establecidas en el contrato que Saverin firmó anteriormente, las acciones que se vendieron fueron, precisamente, las de él. El convenio firmado por el brasileño implicaba una disminución radical de su participación en la empresa quedándose solo con un 0,03 por ciento de Facebook.

ACUERDO

   Este "fraude" supuso una demanda por parte de Saverin a Zuckerberg y a Facebook de 600 millones de dólares. El proceso se arregló fuera de los tribunales y Saverin finalmente logró obtener una compensación de cantidad desconocida además de la restitución de un porcentaje de las acciones de la compañía, exactamente el siete por ciento, y que su nombre apareciera en la lista de fundadores de Facebook. El acuerdo también estableció que Saverin no puede hablar de Facebook por el resto de su vida.

   Aunque tras la polémica suscitada, el cofundador brasileño ofreció una entrevista a una revista brasileña en la que afirmaba "solo tengo cosas buenas que decir sobre Mark. No tengo resentimiento alguno. Su enfoque en la compañía desde el primer día es nada menos que admirable. Él fue visionario, siempre supo que la única forma de que Facebook creciera era mantener su idea central, que la gente se representara a así misma como ellos eran, no con apodos o seudónimos", dijo Saverin.

   El empresario brasileño ha sido representado en la película 'The social network' por el actor Andrew Garfield, un film también debatido por Saverin que afirmó que "esta es una fantasía de Hollywood, no un documental".

   Actualmente Saverin vive en Singapur y renunció a la nacionalidad estadounidense días antes de que Facebook pasara a cotizar en Bolsa, un hecho que provocó el rechazo hacia el empresario por parte de los norteamericanos que le acusaron de huir para no querer pagar impuestos. Aunque el padre del brasileñó saltó en su defensa asegurando en 'CNN' que "no lo hizo porque quisiera hacerlo, sino porque no había otra opción como extranjero viviendo en Singapur".

   Ahora Saverin está "invirtiendo como un loco, en empresas de nueva creación en internet" y afirma que quiere hacerlo también en Brasil, "porque yo soy brasileño y eso está en mi corazón".

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies