Iberoamérica será una de las regiones más afectadas por el cambio climático

Contador
Iberoamérica será una de las regiones más afectadas por el cambio climático
NOTIMÉRICA
Publicado 21/10/2017 7:24:49CET

   MADRID, 21 Oct. (Notimérica) -

   El cambio climático es uno de los grandes desafíos del siglo XXI. Iberoamérica es uno de los lugares del planeta que menos dióxido de carbono emite a la atmósfera. Sin embargo, sus características la hacen especialmente vulnerable al aumento de la temperatura y del nivel del mar.

   La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó recientemente el último informe sobre la economía del cambio climático en la región. Como objetivo principal señala que se deben "realizar transformaciones estructurales profundas del actual estilo de desarrollo, que permitan transitar hacia lo sostenible".

   Todos los gestos cuentan, desde el reciclaje en los hogares hasta los tratados internacionales. Aunque, realmente, son estos últimos los que más pueden hacer por la Tierra.

   

"El cambio climático se manifiesta de diversas formas: el aumento de la temperatura media global, el alza del nivel del mar, la reducción de la criosfera y las modificaciones de los patrones de precipitación y de eventos climáticos extremos", afirma el referido estudio titulado 'La economía del cambio climático en América Latina y el Caribe'.

   El ser humano es el principal agente de esta transformación. El 76 por ciento de los gases de efecto invernadero vertidos a la atmósfera proceden del uso de combustibles fósiles, de la deforestación y de la degradación del suelo.

   De continuar de esta manera, el escenario más optimista prevé que los glaciares disminuirán un 35 por ciento para el año 2100. Sin embargo, en la peor situación posible, el hielo habrá bajado un 85 por ciento a comienzos del nuevo siglo. De igual forma, el aumento de la temperatura oscilará entre 0,4 a 4,8 grados centígrados.

   

   La disminución y extinción de cientos de especies de animales y plantas es un hecho que ya se está produciendo. Pero más allá de los efectos climáticos palpables, la economía también se verá perjudicada. Las predicciones afirman que el Producto Interior Bruto de la Región (PIB) se reducirá entre el 1,4 y el 4,3 por ciento por esta causa.

"La expansión de la mancha urbana impermeabiliza el suelo, modifica su uso, demanda la extensión de los servicios públicos y deteriora ecosistemas", asegura el estudio. Así, las fuentes de energía renovables, el cambio en los patrones de producción y de consumo es lo único que nos pueden salvar.

   Es urgente virar hacia el desarrollo sostenible y realizar políticas coherentes con la naturaleza, ya que el informe establece que "la riqueza natural de América Latina y el Caribe se encuentra en riesgo y continuo deterioro". Sin embargo, la CEPAL recoge que el 2016 el gasto para hacer frente al cambio climático en la región se redujo en 4.500 millones de dólares.

   El cambio climático ya está aquí, pero parece que los gobiernos no le están prestando la atención suficiente. La biodiversidad de Iberoamérica está es peligro y, con ella, sus habitantes, su economía y el resto del planeta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies