Ingresa un especialista en lenguas indígenas a la Academia Mexicana de la Lengua

FERNANDO NAVA
UNAM
Publicado 29/04/2018 19:26:07CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 29 Abr. (Notimérica) -

   El investigador mexicano Fernando Nava, fundador del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, propuesto por los académicos Yolanda Lastra, Ascensión Hernández Treviño y Pedro Martín Butragueño para sustituir al lingüista Leopoldo Valiñas ha sido electo por unanimidad como miembro de número para ocupar la silla XXIII de la Academia Mexicana de la Lengua, recoge

   "Fernando Nava, tiene como el logro más alto de su carrera la fundación del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, del que fue su primer director general. Subrayo que durante su gestión se realizó el primer mapa de las lenguas indígenas en México, labor de importancia extrema, la cual se acompaña con el catálogo de lenguas indígenas nacionales que lleva como subtítulo: Variantes lingüísticas de México con sus auto denominaciones y referencias geoestadísticas", señaló el director de la Academia Mexicana de la Lengua, Jaime Labastida, durante la ceremonia realizada en Bellas Artes.

   "Lo anterior es un catálogo preciso en el que se establece la forma en cómo los diferentes pueblos amerindios de nuestro país se auto reconocen puesto que se dice ahí con razón, aunque la mayoría de estos nombres son con origen indígena, por lo común, fueron aplicados de manera exógena, es decir, desde fuera del respectivo cuerpo indígena que designaron. Por ejemplo, la lengua que en español llamamos carrasca, debe llamarse purépecha; tampoco en estricto apego a la realidad existe la llamada lengua totonaca y así subsecuentemente", añadió Labastida.

   El trabajo de campo que permitió levantar este catálogo fue hecho a lo largo de más de cuatro años, herramienta que ubica a las 11 familias, las 68 agrupaciones y las 364 variantes lingüísticas que se hablan en el territorio nacional.

   "Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la población monolingüe que hablaba una lengua amerindia en México ascendía a más del 7 por ciento del total de nuestros habitantes, es decir, más de 7 millones de hablantes; en el año 2000 esa cifra se había elevado a 10 millones (*) para 2015 había más de 7.5 millones de hablantes monolingües y 14 millones si se considera a los bilingües", dice Labastidia.

   "Lo expuesto indica un crecimiento y no un decremento de la población total de hablantes de alguna lengua amerindia. Las cifras que ofrecen diversos demógrafos hablan de más de 25 millones de indígenas en el momento de la Conquista y de más de 300 mil habitantes en México Tenochtitlán porque el islote en el que se asentaba el gran centro ceremonial mexica apenas tenía nueve hectáreas, la mayor parte de las cuales la ocupaban los Teocallis, la población vivía en los alrededores del lago en sus milpas y sus calpullis", mencionó el doctor Labastida.

   El primer conteo más o menos preciso se hizo en la época del virrey Mendoza y arrojó un promedio de 2.5 millones de amerindios. En 1804, Alexander Von Humboldt, apoyado en el censo de Revillagigedo calculó un poco más de 2.5 millones de indígenas sobre una población de 5 millones 200 mil habitantes en el conjunto de Nueva España, es decir, 40 por ciento del total. Por consecuencia del censo, Humboldt concluyó que la población originaria lejos de haber disminuido había aumentado en los últimos 50 años, entre 1750 y 1800.

   "Cuando Konrad Theodor Preuss, visitó la meseta del Nayar entre 1905 y 1907 encontró que los coras sumaban 5 mil hablantes y los huicholes alrededor de 8 mil, a los cuales consideró como fósiles culturales, cuerpos orgánicos en proceso de extinción. Debo decir que su predicción por fortuna fue errónea, el día de hoy hay más de 25 mil coras y más de 45 mil huicholes, lo que significa que se han multiplicado por cinco, lo propio ocurre con lenguas derivadas del maya que superan los 800 mil, del náhuatl superan el millón", indicó el director de la Academia Mexicana de la Lengua.

   "No deseo en modo alguno ofrecer un panorama tranquilizador, varias de nuestras lenguas se hayan en proceso de extinción, el número de sus hablantes decrece con rapidez y por supuesto, su proporción con el total de hablantes de la lengua española cada día se reduce más. He aquí la paradoja, crece en términos absolutos el número de hablantes de algunas lenguas amerindias, pero decrece en proporción con la población total del país", lamentó el doctor de la institución que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

   Por su parte, en su discurso de ingreso, Nava López, dijo que "más allá de ocupar una silla, pretendo saber mediante el diálogo con los colegas, si tenemos la misma concepción de lo que es nuestra Academia o en qué medida podríamos diferir en ello (*) Para saber si piensan lo mismo, cuando pronuncian la palabra lengua o en qué grado hay divergencias, a fin de cuentas, es que también para cada uno de nosotros México significa lo mismo".