Marcela Paz y 'Papelucho', uno de los personajes literarios más queridos por los chilenos

WEB OFICIAL PAPELUCHO
WEB OFICIAL PAPELUCHO
Publicado 12/06/2018 9:37:23CET

   SANTIAGO, 12 Jun. (Notimérica) -

   Ester Huneeus Salas de Claro, más conocida bajo su seudónimo de Marcela Paz, fue una afamada escritora chilena aclamada por la saga de cuentos de 'Papelucho', una serie de novelas que narran la vida y aventuras de un niño chileno y que todavía, a día de hoy, siguen formando parte de las lecturas obligatorias de muchos colegios.

   Nacida en 1902 en el seno de una familia acomodada, tanto ella como sus hermanos no asistieron nunca a la escuela, sino que fueron educados en su hogar por institutrices y profesores particulares. Con varios escritores en la familia, Paz fue la cuarta de ocho hermanos.

   Aunque de pequeña se sentía más atraída por el dibujo, llegando incluso a estudiar la Escuela de Bellas Artes de Santiago, su vocación siempre fue la literatura, así como los trabajos cristianos y humanitarios, que desarrolló en la década de los 20 en la Fundación Sociedad de Ciegos Santa Lucía.

   En los años 30, publicó su primera novela 'Tiempo, papel y lápiz', escribiendo ya bajo el seudónimo de Marcela Paz. Un año después, publicó 'Soy colorina', un libro juvenil que le valió el premio del Club Hípico de Santiago.

   Durante ese tiempo, la chilena colaboró también con varias revistas literarias como 'El Peneca' y 'Zig-Zag'. A finales de los años 40, consiguió llegar al cenit de su carrera literaria, recibiendo el premio de la Editorial Rapa Nui, por la creación de su personaje más popular: 'Papelucho'.

UN PERSONAJE MUY QUERIDO

   Traducido a ocho idiomas, 'Papelucho' es uno de los personajes más queridos por parte de los niños chilenos, aunque también en otras partes del mundo, donde las andanzas del pequeño entretienen a niños y mayores.

   El personaje se basa en las propias experiencias de la autora y los libros están escritos a modo de diario de vida del personaje principal. Su ingenio e imaginación para enfrentarse a las cosas normales de la vida convierten a Papelucho en un personaje sumamente divertido.

   Tratando temas variados de la vida de los niños, Paz escribe sin intención moralista y hace a los menores reflexionar. La primera obra de 'Papelucho', que trataba sobre el divorcio, un tema tabú para la época, nunca llegó a ser publicada por decisión propia de la autora.

   Como marcas de estilo personal, cabe destacar que 'Papelucho' cuenta con algunos errores gramaticales que le dan viveza al texto y recuerdan a los verdaderos diarios infantiles.