La muerte de Victor Jara: la tortura y el asesinato que acabaron con la voz del pueblo chileno

VICTOR JARA
WIKIPEDIA
Publicado 04/07/2018 9:26:45CET

   SANTIAGO DE CHILE, 4 Jul. (Notimérica) - -

   Una guitarra y su voz fueron los únicos instrumentos que le hicieron falta al chileno Víctor Jara para intentar cambiar el mundo en una época convulsa para su país.

   "Nuestra vida no ha sido hecha para rodearla de sombras y tristezas", cantaba en un Chile de Salvador Allende bajo la sombra de un golpe de Estado que se estaba gestando, donde el 'apagón cultural' amenazaba con cortarles las alas a los artistas y taparles la boca a los ciudadanos.

   En este marco, el 11 de septiembre de 1973, el general Augusto Pinochet lideraría un golpe de Estado contra Allende. Jara, quien suponía una amenaza para un régimen militar que buscaba cortarles las alas a los artistas y taparles la boca a los ciudadanos, fue detenido junto a otros profesores y alumnos y trasladado al Estado Chile --que actualmente lleva su nombre--.

   Lo que ocurrió desde su detención hasta el día de su muerte, el 16 de septiembre de 1973, aún está por esclarecer. No obstante, con el paso del tiempo, cada vez son más los testimonios que aparecen entre las sombras del pasado.

   El primer procesado por el asesinato de Jara, el comandante César Manríquez Bravo, era el jefe del improvisado campo de prisioneros que se instaló en el Estadio Chile. Según las propias declaraciones del militar, en el interior del campo había un "escenario dantesco" debido a la gran cantidad de prisioneros (unos 5.600) tal y como recoge el Centro de Investigación Periodística (Ciper).

   Así, los militares colocaron dos ametralladoras en los balcones del edificio a las que llamaron "sierras de Hitler, capaz de partir a una persona en dos". En el segundo piso se instalaron focos de luz muy potentes, los cuales permanecían encendidos las 24 horas del día para que los presos perdieran la noción del tiempo,

   De acuerdo con lo relatado, los cuatro primeros días tanto prisioneros como militares convivieron en unas condiciones de vida insalubres; sin comida y con problemas de alcantarillado. Según el capitán David González Toro, encargado del abastecimiento, no sería hasta el 16 de septiembre cuando recibirían algunas raciones para los soldados.

EL ÚLTIMO DÍA DE JARA

   El mismo día que llegaron los alimentos al estadio, Víctor Jara perdió la vida. Alrededor de las 18.00 horas (hora local), un escuadrón de militares llegó a la instalación deportiva, donde se les ordenó vigilar las casetas de transmisión del recinto. Varios testimonios afirman que en el lugar estaba retenido Jara junto con el director de Prisiones, Litre Quiroga, y el director de Investigaciones, Eduardo 'Coco' Paredes.

   Horas más tarde, el teniente Pedro Barrientos --declarado el pasado mes de junio culpable de torturar y ejecutar extrajudicialmente a Víctor Jara--, llegó a la habitación donde los militares Nelson Haase y Rodrigo Rodríguez custodiaban al cantautor. En ese momento, los presentes comenzaron a insultarlo por su condición de comunista.

   Más tarde, según recuerda el principal testigo, el soldado José Alfonso Paredes Márquez, Barrientos mandó a Jara de vuelta a su habitáculo. Ya al caer la noche, el testigo comentó que vio el ingreso en el subterráneo de unos 15 presos, entre los que se encontraba Jara.

   En ese momento, Paredes pudo ver cómo supuestamente un subteniente, que también estaba a cargo de los conscriptos, comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien de Víctor Jara. Con este diabólico pasatiempo, el cantautor recibió un impacto mortal en su sien.

   Según Paredes, este presenció cómo su cuerpo cayó al suelo de costado y con convulsiones. Así, los militares comenzarían a dispararle sin descanso, llegando a recibir 44 impactos de bala en su cuerpo, tal y como indicó más tarde la autopsia.

   Así, los militares de Pinochet pusieron fin a cuatro días de tortura y sufrimiento, durante los cuales Jara se vio sometido a al menos dos interrogatorios en los camarines del recinto, donde fue objeto de numerosas torturas, entre ellas la fractura de sus manos a golpes de culata, de acuerdo con el Ciper.

   Los últimos presos que vieron a Jara con vida aseguraron que su cuerpo estaba lleno de magulladuras y su cara hinchada. Sus restos, que pasarían días en la entrada del recinto deportivo junto a otros cadáveres, fueron hallados por funcionarios de la Primera Comisaría de Carabineros de Renca, quienes lo trasladaron al Instituto Médico Legal sin saber su identidad.

CONSECUENCIAS JURÍDICAS

   Casi 43 años después de lo sucedido, en junio de 2016, un tribunal federal de Estados Unidos declaró culpable al exmilitar Barrientos, por torturar y ejecutar extrajudicialmente al cantante, activista y político.

   Barrientos, nacido en Chile pero ahora con nacionalidad estadounidense y residente en Florida, fue declarado culpable tras las acusaciones interpuestas por la viuda del cantante y sus dos hijas. El juez ha exigido al exteniente chileno una indemnización por daños y perjuicios de 28 millones de dólares, según informó el diario 'La Tercera'.

   Durante el juicio, que duró dos días, Barrientos negó conocer al cantautor durante el período de ejecuciones de la dictadura de Pinochet, perpetrados en el Estadio Chile, y aseguró que no supo quién era hasta mucho después de que ocurriera el asesinato.

   No obstante, varios testigos --entre ellos exoficiales como Paredes-- aseguraron que Barrientos era uno de los militares que estuvieron detrás de los asesinatos de Estadio Chile e incluso indicaron que fueron testigos de las torturas a los detenidos, muchos de ellos alumnos y maestros.

   Si bien se le declaró culpable por tortura y asesinato extrajudicial, el letrado desestimó el cargo de crimen de lesa humanidad.