El Obelisco de Buenos Aires, el emblema de Buenos Aires que muchos quisieron demoler

OBELISCO DE BUENOS AIRES
FLICKR
 
Actualizado 23/05/2018 10:25:31 CET

   BUENOS AIRES, 23 May. (Notimética) -

   Entre las avenidas Corrientes y 9 de Julio de Buenos Aires se alza un imponente obelisco. Inaugurado el 23 de mayo de 1936, en sus primeros años tuvo muchísimos detractores, algunos de los cuales pidieron su demolición. Actualmente, es considerado un icono de la capital.

   Alberto Prebisch fue el arquitecto encargado de homenajear a Buenos Aires en el 400º aniversario de su primera fundación. Para su construcción se utilizaron 680 metros cuadrados de cemento y 1.360 metros cuadrados de piedra blanca de Olsen, todo ello valorado en 200.000 pesos.

   Su alzamiento se realizó tan solo en 31 días, pues fue construido en secciones de dos metros que posteriormente se unirían. Sin embargo, cuando parecía estar todo acabado y correcto para su inauguración, se desprendieron varias placas que, por suerte, no dejaron víctimas ni heridos.

   Por esta razón y por considerarlo 'estéticamente feo', el Consejo Deliberante votó en 1939 a favor de su demolición, aunque nunca se llevó a cabo. Ahora, el Obelisco de Buenos Aires es un símbolo de la ciudad, donde los porteños se reúnen para celebrar grandes acontecimientos y celebraciones culturales o deportivas, manifestarse o reivindicarse.

   Notimérica descubre cinco curiosidades sobre este emblema:

   1. Este simbólico monumento de la capital argentina, que se encuentra en la plaza de la República, donde fue izada por primera vez la bandera nacional en la ciudad, pesa 170 toneladas, mide 67,5 metros de altura y cuenta con 207 escalones que llevan a su cúspide.

   2. En lo alto hay un mirador con cuatro ventanas, que se pueden divisar desde la calle. Sin embargo, actualmente el acceso no esta permitido. El monumento culmina en un pararrayos que no logra divisarse a simple vista.

   "El interior del Obelisco es una gran incógnita. Lo cierto es que solo hay una escalera marinera, por lo que no está abierto al público", ha explicado ministro de Ambiente y Espacio Público porteño Eduardo Macchiavelli, según recoge el diario argentino 'La Nación'.

   

   3. La punta del Obelisco es roma, tiene una terminación obtusa, y mide 40 centímetros. Dentro hay una caja de hierro que, al parecer, guarda una foto del jefe de máquinas de su construcción y un documento destinado a aquel que consiga demoler el monumento.

   4. El monumento se construyó en tan sólo 31 días, porque el entonces intendente de la ciudad había pedido que estuviese terminado para el 25 de mayo. Para ello, 157 obreros trabajaron en dos turnos para finalizar su construcción lo antes posible.

   5. Durante sus primeros años, muchos intentaron destruirlo. Tres años después de su inauguración, el Concejo Deliberante sancionó su demolición, y esta decisión fue vetada por el intendente de aquel entonces.

NOTIMERICA