La Pasión de Iztapalapa: así se celebra el evento más popular de la Semana Santa mexicana

Semana Sant Aen IZTAPALAPA
NOTIMÉRICA
Actualizado 21/03/2018 8:45:09 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 20 Mar. (Notimérica) 

   En 1833 una epidemia de cólera ocasionó la muerte del 5% de la población en Ciudad de México. Concretamente en Iztapalapa, la inquietud en esos días obligó a los pobladores a peregrinar hacia un santuario que resguardaba la imagen del Señor de la Cuevita para pedirle que cesara la enfermedad. A cambio, le prometieron hacer una procesión anual. Así es como comenzó la Pasión de Iztapalpa, uno de los eventos más populares de la Semana Santa en México.

   Cada año, cerca de dos millones de personas abarrotan los aledaños del recorrido que realiza este Vía Crucis y que se celebra a lo largo de toda la Semana Santa pero, sin duda, el jueves santo se convierte en el día más señalado con la crucifixión en el Cerro de la Estrella.

   Este Vía Crucis, que celebra su 175 edición, comenzó a realizarse de manera continua motivado por ese voto que en la actualidad, más allá de un evento propiamente religioso, se ha convertido en expresión cultural de la comunidad.

   Declarada en 2012 como Patrimonio Cultual Intangible de Ciudad de México, esta festividad busca colocarse en la lista mundial de patrimonio inmaterial de la Unesco.

   

   Durante una semana, uno de los barrios más poblados de la capital mexicana se transforma en Jerusalén. Las calles se llenan de flores y numerosos adornos morados y blancos cuelgan de las ventanas y puertas de las casas de este municipio.

   Esta representación recorre ocho barrios de la zona de Ciudad de México y para el evento se movilizan 850 policías y trabajadores de protección civil, así como más de 2.000 funcionarios de diferentes áreas.

REPRESENTACIÓN

   Para elegir al vecino de Itzapalapa que interpretará a Jesús, la Virgen María, San José o Poncio Pilatos se realiza un duro proceso de selección. Quienes aspiren a representar alguno de estos papeles deberán demostrar su fe católica, además de haberse preparado espiritualmente un largo tiempo.

   "Cada año, el Comité Organizador lanza la convocatoria y hace un casting, eligiendo a los que mejor se adapten físicamente al personaje. Por ejemplo para ser Jesús los hombres deben apegarse a las características del personaje que, aunque sean ciertas o no, son requeridas. Necesitan una voz fuerte, que se entienda lo que dice", aseguró la historiadora Beatriz Ramírez al diario mexicano 'Milenio'.

   Después de 175 años sigue estando vigente y cada vez más consumada esta representación de la Pasión y Muerte de Jesucristo, a la que los pobladores de esta delegación mexicana dedican sudor y lágrimas y que hoy en día es uno de los eventos más esperados de esta Semana Santa en el país azteca.