Pedro Infante, el ídolo inmortal de México

Pedro Infante
Reuters - Archivo
Publicado 15/04/2018 7:24:34CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 15 Abr. (Notimérica) -

Pedro Infante murió hace 61 años, un día como hoy de 1957. Fue actor y músico y uno de los artistas más representativos de la historia mexicana. Su estela todavía nos sigue guiando y se le recuerda desde aquel día con mucha nostalgia y cariño. Fue un ejemplo a seguir para todos aquellos campesinos que tuvieron que exiliar a la capital para buscarse la vida además de un verdadero ejemplo de humildad.

   Perteneció a la que se conoce como la Época de Oro del Cine Mexicano y como músico siempre le prestó especial atención a la música ranchera. Construyó su propia guitarra y formó parte de la banda 'La rabia', grupo con el que tocó en diferentes ocasiones hasta que finalmente tuvo la oportunidad de grabar su primer disco en 1943.

   Desde pequeño fue un niño muy espabilado y que, en el momento de tomar decisiones difíciles, no dudaba en ayudar a su familia a la que siempre priorizó. Nunca se imaginaría en aquel entonces que acabaría ganando el Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín por su actuación en la película 'Tizoc' en la que participó junto a María Félix. Un premio bien merecido después de su larga carrera.

   El papel con el que se dio a conocer fue en la película 'La feria de las flores'. Participó en más de 60 películas e interpretó casi 350 canciones, consagrándose como una de las estrellas mexicanas más completas y polifacéticas de la historia.

   La relación profesional que entabló con el realizador Ismael Rodríguez le llevo a actuar en numerosas películas como 'Escándalo de estrellas' o 'Cuando lloran los valientes'. No solo trabajaba como actor sino que también hizo numerosas actuaciones musicales por su evidente habilidad vocal que hacía que su interpretación brillara por sí misma.

   Fue homenajeado tanto en vida como de manera póstuma. Con la película 'La vida no vale nada' (1955) recibió el Premio Ariel por parte de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas y después el Oso de Plata. Todavía hoy siguen peregrinando al panteón en el que fue enterrado admiradores de todas las edades. Los peregrinos suelen entonar sus canciones más célebres y organizar una misa cada 15 de abril en su honor.

   Infante tuvo en su vida dos accidentes de avión, pero le encantaba pilotar y no iba a dejar de hacerlo. A pesar de las numerosas horas recibidas de clases de vuelo, el tercer accidente acabó con su vida en un despegue fallido.

   En 2010 el canal 'History Channel' realizó una encuesta para designar la personalidad mexicana más importante de los últimos 200 años y, cómo no, Pedro Infante ocupó el segundo lugar por encima de otros héroes como Emiliano Zapata o Diego de Rivera. La mejor manera de recordarle siempre es escuchando sus rancheras que, actualmente, aun tocan los mariachis manteniendo viva la historia de México.