¿Sabes dónde se encuentran los únicos osos panda del mundo que no son de China?

Oso panda méxico
WIKIPEDIA
Publicado 29/05/2018 12:07:10CET

   MADRID, 29 May. (Notimérica) -

   El fundador del partido comunista de China, Mao Zedong, tuvo la idea de elegir como obsequio para los países con los que quería iniciar o mantener relaciones diplomáticas ejemplares de osos panda, animales de alto valor para la cultura china que de cara a la sociedad internacional pretendían ser un símbolo de buena fe.

   Durante la época de los años 50, el partido comunista chino inició la práctica con el fin de promover los lazos comerciales con otras naciones aliadas, algo que con el paso de los años acabó por denominarse la 'diplomacia de los panda'.

   Uno de los primeros casos tuvo lugar en el año 1972, cuando dos pandas, Ling Ling y Hsing Hsing, fueron enviados a los Estados Unidos tras la visita del presidente Richard Nixon, la cual consiguió normalizar las relaciones entre ambos.

   En el año 1975, el gobierno de Pekín mostró su agradecimiento a México regalándoles dos ejemplares de osos panda, una hembra y un macho, los cuales pasaron a vivir en el zoológico de Chapultepec, en Ciudad de México. Si bien llegaron siendo dos especies adolescentes, en el año 1980 la pareja tuvo su primera cría, Xen Li, que sin embargo murió accidentalmente tan solo ocho días después.

   Un año más tarde, los osos engendraron a su segundo osezno, Tohui, una hembra de oso panda que se volvería un emblema de México. Su nombre, que significa 'niño' en Tarahumara, fue elegido a través de un concurso a nivel nacional (antes de que se conociera que era osezna), y para ella le fue compuesta una canción: 'Osito panda', de la reconocida cantante Yuri, recuerda 'BBC Mundo'.

   

   "Pequeño panda, aún no andas y ya queremos verte jugar, con tu mamita que está orgullosa porque naciste en nuestra ciudad. Y en nuestro bosque maravilloso donde yo gozo y soy muy feliz", dicen los versos de la canción, que aún a día de hoy suena en la radio y en la televisión de vez en cuando.

   Tohui murió el 16 de noviembre de 1993, a los 12 años, víctima de una crisis de leptospira, una bacteria. Sus restos fueron disecados y exhibidos en el Zoológico de Chapultepec, donde están junto a los de sus padres y su pareja, Chia Chia.

   Tras Xen Li y Tohui llegaron el macho Liang Liang ('brillo') y dos hembras --supervivientes de dos partos gemelares-- Xin Hua ('flor de diente de león') y Shuan Shuan ('doble doble'). Todos ellos convivieron en el zoo de Ciudad de México y se reprodujeron con otros pandas traídos de otros lugares, pero con el paso del tiempo y debido a diversas enfermedades, algunos de ellos fallecieron.

   De hecho, a día de hoy únicamente sobreviven Shuan Shuan y Xin Xin, de 31 y 28 años respectivamente, descendientes de los primeros osos llegados a México y que, de hecho, son los dos únicos ejemplares del mundo que no son pertenencia de China.

   Y es que, en la década de los años 80, ante el riesgo por el que pasaba la especie --que había sido declarada en extinción-- China decidió cambiar las leyes y su política con los pandas. A partir de 1984, todos los pandas que salieran del país o que nacieran en el extranjeros continuarían formando parte del patrimonio chino, siendo un préstamo a cambio de dinero que se destina a programas de conservación y reproducción de estos animales.

   Sin embargo, explica a 'BBC Mundo' la directora de Zoológicos y Vida Silvestre de Ciudad de México, Claudia Lewy, las osas pandas mexicanas "son descendientes de pandas que todavía no entraban en ese programa", quien añade que "estas pandas son únicas: son mexicanas y son los únicos ejemplares que hay en toda América Latina". Sin embargo, ninguno de los dos ha conseguido procrear y tener descendencia propia, por lo que cuando se produzca su muerte no quedarán en el mundo osos panda que no sean de China.