¿Conoces a Carlos Henrique Raposo, el 'Kaiser' brasileño que estafó durante 26 años al mundo del fútbol?

Raposo
YOUTUBE
Publicado 01/08/2018 18:40:18CET

   BRASILIA, 1 Ago. (Notimérica) -

   Brasil, tierra de samba, caipirinhas y por supuesto, legendarios jugadores de fútbol: Pelé, Zico, Sócrates, Bebeto, Romario, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho o Neymar son solo algunos brasileños que hicieron historia en el terreno de juego. Sin embargo en los libros del fútbol brasileño, también existe un capítulo para el mejor futbolista que nunca jugó al fútbol: Carlos Henrique Raposo, conocido como el 'Kaiser'.

   Este brasileño engañó durante 26 años al mundo del fútbol para fichar por los clubes más importantes de su país y aprovecharse de sus beneficios como el dinero, fiestas, fama y sexo, sin saber tocar una pelota de fútbol.

   La historia del 'Kaiser', apodado así por su parecido físico al mítico defensa alemán Franz Beckenbauer, llegó a la gran pantalla el pasado domingo para mostrar los secretos de este estafador brasileño.

EL ENGAÑO

   Raposo era un adolescente que al igual que miles de jóvenes brasileños busca cumplir el sueño de convertirse en futbolista profesional, con el pequeño inconveniente de que en realidad 'no sabía jugar fútbol'.

   Al ver que las puertas se le cerraban, este decidió adoptar el apodo de 'Kaiser', y de esta forma comenzar a promocionarse como uno de los mejores futbolistas que estaba por salir de las favelas, la próxima estrella que ningún equipo quería rechazar y por supuesto, el jugador del que todos iban a hablar.

   Este brasileño tenía un don, y no era precisamente el del balón. Sabía llevarse de maravilla con quien había que llevarse de maravilla. Como cuentan en el film algunos excelentes futbolistas con los que Rasposo compartió vestuario --Romario, Bebeto o Renato Gaucho--, logró engañar a directivo, clubes, periodistas e incluso miembros de la mafia para que creyeran que era un jugador talentoso, algo que sólo fue posible por la falta de información de mediados de los años 80.

   Por increíble que parezca, muchos equipos fueron los que cayeron en su estafa, no sólo contratándolo, sino también promocionándolo como uno de los jóvenes jugadores brasileños con mayor proyección, con todo el glamour que ello conlleva.

   "Todos los equipos a los que me uní celebraron dos veces: cuando firmé y luego cuando me fui", bromea Raposo en el documental donde alardead de su vida. "Era adicto al sexo, como Michael Douglas. Me acostaría con al menos tres mujeres por día", asegura.

   Durante su carrera, el 'Kaiser' pasó por más de diez equipos profesionales, desde el Botafogo, Fluminese y Vasco Da Gama, hasta el Ajaccio de Francia o los camoteros del Puebla quienes al poco tiempo se dieron cuenta de las nulas cualidades de su fichaje y lo dejaron ir en cuestión de meses, y es que pese a venderse como un gran delantero, Raposo no tenía desmarque, puntería, ni velocidad, tan es así que a lo largo de 26 años de carrera, nunca pudo meter un sólo gol.

   "Recuerdo que iba a los entrenamientos y a los poco minutos de ejercicios, me tocaba el muslo o la pantorrilla y me iba a la enfermería, donde me hacía el lesionado durante veinte días y como en esa época no existía la resonancia magnética, me podía pasar lesionado sin problema", indica el brasileño.

   En sus casi 26 años de carrera, el 'Kaiser' entró muy pocas veces al campo de juego para disputar un partido oficial. Nunca en Brasil. En total, como él mismo confiesa, habrá disputado unos 20 o 30, como mucho.

   Actualmente, Raposo ha dejado la vida millonaria de su etapa futbolística y ahora trabaja en un gimnasio como entrenador personal.