Cuando Marcos Coll anotó el único gol olímpico de los Mundiales

Gol olímpico
YOUTUBE - Archivo
Actualizado 04/06/2018 8:21:17 CET

   BOGOTÁ, 3 Jun. (Notimérica) -

   El jugador de la selección colombiana, Marcos Coll, pasó a formar parte de la historia de los mundiales de fútbol al anotar, hasta día de hoy, el único gol olímpico en un Mundial. El hecho se produjo en la Copa Mundial de Fútbol de 1962 celebrada en Chile, siendo la primera participación de Colombia en un torneo de estas características.

   A pesar de ser un término muy aceptado en el planeta fútbol, no todos los aficionados saben a qué se le llama gol olímpico. Marcar un tanto anotado directamente de un saque de esquina sin que nadie toque el balón en su trayecto a la portería es llamado 'gol olímpico'. Pero debido a su complejidad muy pocos lo han logrado y sobre todo en un Mundial, por eso este tanto ha entrado en la historia del fútbol.

   El gol se marcó el 3 de junio de 1962, hoy hace 56 años, en el encuentro de la fase de grupo A que enfrentaban a las selecciones de Colombia y la Unión Soviética (URSS). El partido estaba desnivelado debido a la gran superioridad de la URSS, favorita para ganar el mundial, y porque además tenían en sus filas al entonces considerado mejor portero del mundo, Lev Yashin, apodado la 'araña negra'.

   

   El partido se llevó a cabo en la ciudad de Arica, una de las sedes del torneo, en el estadio Carlos Dittborn. La situación de Colombia en el encuentro era muy complicada debido a que iban perdiendo tres goles a uno. Pero en la segunda mitad todo cambió ya que la escuadra 'cafetera' logró empatar el partido gracias al gol olímpico marcado por Coll. Así, el partido finalizó, inesperadamente, con empate a cuatro goles.

   "La jugada se originó, obvio, en un tiro de esquina. Íbamos perdiendo por un marcador abultado de cuatro a uno, y esa fue también la importancia de mi gol olímpico, porque nos generó un cambio de estado mental y físico. Con el gol, el partido se puso 4-2, y ahí nosotros empezamos a carburar y logramos un empate que en esa época fue histórico para nosotros", recordando su histórico tanto.

   

   "El maestro Pedernera tenía organizado quién cobraba los tiros de esquina, los libres y los penaltis. Del lado izquierdo, yo era el que cobraba los tiros. Se originó la jugada y yo iba a cobrar como lo hacía siempre y la pelota tomó un efecto especial. Lo primero que pensé es que no la iba a disparar tan alta, porque ellos eran fuertes por arriba. El jugador que cubría el primer palo se abrió y la pelota le picó y entró al arco de Lev Yashin, en esa época catalogado el mejor arquero del mundo", prosiguió.

   Antes de este encuentro, la selección 'cafetera' había perdido con Uruguay y había sido goleada por Yugoslavia. Sin embargo, se despidió del Mundial como un grande. 56 años después la hazaña de 'los cafeteros' todavía es recordada en el mundo entero