El fotógrafo salvadoreño que se ha hecho famoso tras ser sepultado en la celebración de los jugadores de Croacia

Soccer Football - World Cup - Semi Final - Croatia v England - Luzhniki Stadium,
REUTERS / CARL RECINE
    
Actualizado 12/07/2018 12:34:53 CET

   MADRID, 12 Jul. (Notimérica) -

   Está claro que el Mundial de Fútbol Rusia 2018 está dejando momentos únicos, y los periodistas y fotógrafos, sin duda, están siendo piezas clave de ello. Su trabajo y seguimiento de absolutamente todo lo que sucede en torno a las selecciones, jugadores, partidos y aficiones está dejando un legado para la historia de esta celebración.

   El abanico de emociones captadas por el gran despliegue de cámaras en todos los partidos permiten vivir desde lejos con la misma intensidad de cada uno de los enfrentamientos, y sin duda el partido de este miércoles entre Inglaterra y Croacia es el mejor ejemplo. Ambas selecciones se jugaban el pase a la final del certámen, por lo que la intensidad con la que se vivía cada uno de los movimientos de los jugadores era inmensa.

   Por ello, no es de extrañar que la celebración del segundo gol que marcaron los croatas y que les dio la victoria frente a Inglaterra (2-1) fuera como una explosión eufórica que, incluso, se llevó a algún fotógrafo --bien parado-- por delante.

   Tras el tanto, el estadio Luzhniki de Moscú estalló en gritos, y los jugadores de la selección croata corrieron a abrazarse. En la esquina de la cancha, donde suelen posicionarse los fotógrafos y cámaras de televisión encargados de captar los goles de los encuentros, se tiraron unos jugadores sobre otros, y un fotógrafo. Yuri Cortez, salvadoreño enviado por la Agence France-Presse (AFP).

   

   En una breve entrevista con el diario 'Récord', Cortez contó cómo cuando vio que los jugadores iban hacia él, cambió su cámara para poder disparar con un lente gran angular, para poder tomar así fotografías más cerca. Sin embargo, "sentí cómo la silla se venía para abajo, pero siempre estuve tomando la foto, entonces les tome fotos cuando estaban encima mío", contó. Las imágenes son de las mejores de todo el Mundial.   

   Conscientes de lo que había pasado tras el estallido de alegría, los jugadores se disculparon con Cortez: "Se dieron cuenta que podían haberme hecho un daño y me preguntaron que si estaba bien", así como le ayudaron a levantarse del suelo entre disparos fotográficos de sus compañeros fotógrafos.

   Pero no solo eso, Cortez se llevó, incluso, un beso.

REUTERS

REUTERS

REUTERS

REUTERS

REUTERS

Contador