Los insultos a Macri, permitidos en el fútbol argentino

Argentina's President Mauricio Macri holds up a French soccer jersey with his na
REUTERS / MARCOS BRINDICCI
Actualizado 28/02/2018 18:58:51 CET

   BUENOS AIRES, 28 Feb. (Notimérica) -

   El secretario general del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (Sadra), Guillermo Marconi, ha confirmado que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) no va a permitir a los colegiados suspender un partido por insultos al presidente Mauricio Macri.

   "Sólo queríamos saber qué podían hacer los árbitros ante estas circunstancias. Y si podíamos englobar esos cantos dentro de un acto discriminatorio, contemplado por el reglamento. Nos contestaron que no", ha explicado Marconi al diario 'La Nación'.

   Desde la AFA han comunicado además que está cuestión ni siquiera se planteará en la reunión del comité ejecutivo prevista para la próxima semana y han recalcado que los insultos al actual presidente de la República no pueden enmarcarse como una manifestación discriminatoria.

   Desde Sadra se había anunciado que estaban estudiando suspender, aunque fuera durante algunos minutos, aquellos partidos de fútbol en los que se insultase desde la grada al presidente del país. "Lo estamos analizando. Estamos viendo la cuestión legal. Si se encuadra dentro de un acto de discriminación", había afirmado con anterioridad Marconi al diario 'Clarín'.

   De hecho, en Argentina los árbitros de los partidos sí están capacitados para parar los encuentros cuando existan agresiones o actos discriminatorios contra las comunidades de Bolivia y Paraguay en el país o contra la población judía.

REIVINDICACIONES DESDE LA GRADA

   Los insultos al presidente por parte de las hinchadas de los equipos de fútbol argentinos comenzaron el pasado 4 de febrero durante un encuentro entre San Lorenzo de Almagro y Boca Juniors, club que presidió el actual mandatario argentino y desde donde comenzó su carrera política.

   Aquel día, tras una serie de polémicas decisiones arbitrales los aficionados comenzaron a cantar increpando al presidente del país. El problema es que, a partir de entonces, estos cánticos se han replicado en muchos otros estadios como en los de River, Huracán o Independiente.

   Desde la Coordinadora de Hinchas de Argentina ya mostraron su inconformidad con este planteamiento del Sadra y defendieron el derecho de cualquier aficionado a protestar y manifestar su opinión de forma pacífica.