2018, un año favorable para la economía iberoamericana

Economía
PIXABAY
Actualizado 28/12/2017 8:38:20 CET

   MADRID, 28 Dic. (Notimérica)-

   Iberoamérica crecerá en 2018, los grandes organismos económicos internacionales están de acuerdo en ello. El próximo año la región cerrará definitivamente la etapa de lento crecimiento que ha vivido en los últimos años para posicionarse en niveles cercanos al 2 por ciento de cara al 2018, un 2,2 si nos fijamos en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

   Las perspectivas del Fondo Monetario Internacional (FMI) otorgan a la región un crecimiento lento pero muy constante, gracias a la recuperación de la demanda interna.

   Por otro lado, el organismo privado BBVA Research lo constata, asegurando que el crecimiento se debe a "el empuje del sector externo, por la mejora en términos de intercambio y el mayor crecimiento global", así como al "impulso a la inversión, especialmente en Argentina, Colombia y Perú".

   Brasil y Argentina, las dos mayores economías de la región, de nuevo supondrán el eje central del aumento del Producto interior Bruto (PIB) iberoamericano en 2018, con un Brasil que crecerá entre un 1,5 y un 2 por ciento, aún a pesar de la inestabilidad política.

   Aún así, las cifras del crecimiento brasileño continúan lejanas a las de principios de siglo, pero suponen una gran mejoría teniendo en cuenta que el país cerro 2016 con una contracción en la economía del 3,6 por ciento.

   Por su parte, Argentina cuenta con una situación más estable que Brasil. BBVA Research pronostica que "la prima de riesgo seguirá cayendo a medida que las políticas sean exitosas a la hora de cumplir los objetivos de inflación y déficit".

   Por su parte, el FMI apunta que Argentina, gracias a un aumento del gasto público, sobre todo en obras, ha conseguido aumentar la inversión, así como que "el consumo privado se ve estimulado por el repunte gradual de los salarios reales y el empleo". Esta estabilidad económica continuará en 2018, según ha declarado el organismo.

   En cuanto a México, también una economía fuerte en la región, se encuentra determinada por la inestabilidad de las relaciones comerciales con Estados Unidos, que podrían suponer, según el FMI, un lastre para la economía del país, con lo que le crecimiento del PIB de cara a 2018 podría desacelerarse, aunque de forma moderada. Por su parte, CEPAL augura que la economía mexicana se expandirá un 2,4 por ciento el próximo año y crecerá un 2,2.

   Perú también cuenta con un futuro económico optimista en 2018, ya que se estima que su PIB crezca un 3,5 por ciento el próximo año, a pesar de que este año las finanzas públicas se vieron amenazadas por los destrozos del fenómeno meteorológico 'El Niño.

   El FMI ha apuntado que el Gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynsky esta "centrando la atención en ejecutar reformas estructurales en favor del crecimiento, haciendo hincapié en políticas que propicien la formalización del mercado laboral y que cierren brechas de infraestructura". Habrá que esperar al próximo año para conocer la influencia que la crisis política que se encuentra viviendo el presidente tendrá en la economía.

   Chile y Colombia también crecerá el próximo año, aunque de forma más moderada. Colombia crecerá por encima del 2 por ciento y, en el caso de Chile, se espera un moderado crecimiento de la economía debido al aumento de la demanda interna y la subida del precio del sobre, según ha publicado el diario económico 'Expansión'.

VENEZUELA

    La excepción a un crecimiento más o menos generalizado la pondrá de nuevo Venezuela, inmersa en una grave crisis económica y con una inflación galopante, en un país en el que el Bolivar carece de valor.

   El FMI ha estimado que el país continuará en decrecimiento, cerrando 2017 con un pérdida del 12 por ciento de su PIB y, de cada a 2018, al menos un 6 por ciento. Por su parte, CEPAL, más optimista que el FMI, ubica el cierre de 2017 en una caída del 9,5 por ciento y del 5,5 en 2018.