¿Cómo afectarán los nuevos aranceles impuestos por EEUU a México?

Mexico's President Enrique Pena Nieto takes part during an event to recognize th
REUTERS / EDGARD GARRIDO
  
Actualizado 01/06/2018 11:20:45 CET

   MADRID, 1 Jun. (Notimérica) -

   Este jueves el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, anunciaba que el país norteamericano seguirá adelante con su decisión de imponer un arancel del 25 por ciento a las importaciones de acero y del 10 por ciento a las de aluminio procedentes de México, Canadá y la Unión Europea.

   En medio de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y en plena campaña electoral en México, la medida adoptada por Estados Unidos --y que entra en vigor este mismo viernes-- ha supuesto un jarro de agua fría para el país azteca, que tampoco se ha visto sorprendido por la decisión.

   Hace tres meses, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciaba dicha imposición a excepción, temporal, de México, Canadá y la Unión Europea, con los que dijo abrir un proceso de negociaciones que acababa este mismo 1 de junio. La falta de acuerdos entre Estados Unidos y las tres partes han propiciado la puesta en marcha de la medida.

   La decisión incrementa la tensión entre los países vecinos la misma semana en la que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha enviado un nuevo mensaje a través de las redes sociales al presidente Trump asegurando que no pagará bajo ningún concepto la construcción del muro fronterizo.

reuters

   Las medidas proteccionistas de Donald Trump, promesa de campaña, tendrán impactos negativos para los mexicanos, los cuales tienen en su vecino del norte a su principal socio comercial desde hace décadas. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que México no es el gran exportador de acero y aluminio a Estados Unidos, por lo que la decisión puede que no suponga tanto problema como se espera.

   La imposición de aranceles en el acero y aluminio en México podría verse reflejado en la pérdida de empleos por el cierre de empresas --especialmente del sector siderúrgico, automotriz o de fabricación de maquinaria y equipo--, contando con además de la pérdida económica que supondrá para el país, que la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (CANACERO) de México valora en 2.000 millones de dólares anuales para el sector siderúrgico.

   En México, "las empresas más afectadas serían las que fabrican acero, porque saldrían del mercado norteamericano generando un daño de entre 1.500 o 2.000 millones de dólares anuales" advierte al diario 'Milenio' el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC), Dr. José Luis de la Cruz. Además, tal y como recoge este medio, la industria siderúrgica es una de las que mejores salarios tienen en todo el país, lo que hace que entre 60.000 y 70.000 personas a nivel nacional dependan del sector.

   Pero fuera de que las consecuencias negativas se queden en el marco económico, la decisión de la Casa Blanca pesará en materia política y en la confianza entre ambos.

reuters

   "Lo que más afecta es la señal que se está enviando (...) Estados Unidos lo que quiere nuevamente es utilizar técnicas sucias de negociación para doblegar a México y Canadá", opina el director de Economía del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Raymundo Tenorio Aguilar, en declaraciones a 'BBC Mundo'.

   Así, ante las represalias que México ha anunciado, se espera que la firma del nuevo TLCAN no se de a corto y medio plazo a pesar de estar ambos países en campaña electoral (presidenciales en México, legislativas en Estados Unidos).

   No obstante, el Gobierno de México destacaba que seguirá sentado a la mesa de negociaciones sobre el pacto comercial a pesar de que no cree que las partes lleguen a un acuerdo antes de que se celebren las elecciones mexicanas, previstas para el 1 de julio. Asimismo, han indicado que mantendrán una "estrecha comunicación" para defender el comercio internacional incluyendo la "exitosa" renegociación del TLCAN.

   "No tenemos miedo a negociar pero tampoco vamos a negociar con miedo. Nuestras posiciones están claras y seguiremos trabajando en todos los frentes para que la relación entre México y Estados Unidos esté a la altura de lo que puede y debe ser", aseveraba el ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray.