Cae el turismo en Cuba golpeado por el huracán Irma y Donald Trump

Crucero en La Habana
REUTERS / ALEXANDRE MENEGHINI
Actualizado 30/01/2018 8:48:37 CET

   LA HABANA, 29 ene (Reuters/Notimérica) -

   El turismo a Cuba, uno de los puntos fuertes de la economía de la isla, se habría visto más afectado de lo esperado durante la temporada alta debido a los desperfectos provocados por el paso del huracán Irma en el mes de septiembre, así como por las restricciones que el Gobierno de Estados Unidos ha impuesto a sus ciudadanos para viajar a la isla caribeña.

   Aunque el número de visitantes aumentó casi un 20 por ciento en 2017, se ha dado una caída del 10 por ciento en el mes de diciembre --uno de los más fuertes de la temporada-- y ha bajado entre un 7 a un 8 por ciento este mes, ha explicado el presidente del conglomerado cubano de agencias de viajes, 'Viajes Cuba', José Manuel Bisbé York.

   Las llegadas desde Estados Unidos, que habían aumentado a raíz de la distensión de las relaciones entre La Habana y Washington en 2014, fueron las más golpeadas y se hundieron un 30 por ciento en diciembre, ha indicado Bisbé York a Reuters.

   "Desde el huracán Irma, hemos visto disminuir las llegadas", añadía Bisbé York al margen de un evento organizado por la agencia de viajes estadounidense 'insightCuba' para disipar las percepciones erróneas de los turistas sobre Cuba.

   Irma azotó a la isla en el mes de septiembre, justo cuando el sector turístico estaba recibiendo reservas para la temporada alta, que va desde el mes de noviembre al mes de marzo.

   Las imágenes de destrucción hicieron que muchos visitantes potenciales se abstuvieran de viajar, aunque Cuba se esforzó en reparar las instalaciones turísticas en tan solo dos meses, como ha sostenido Bisbé York. Las llegadas de canadienses, el mayor grupo de turistas a Cuba, cayeron entre un 4 a un 5 por ciento.

   "Pero vemos esto como algo temporal y lo que estamos viendo es que las llegadas se están recuperando mes a mes", ha afirmado Bisbé York, agregando que Cuba continuará con sus planes de inaugurar más de 15 hoteles en la isla este año. "El primer trimestre será el más difícil, porque lógicamente el cambio en la percepción pública lleva tiempo", refirió.

   El presidente republicano de Estados Unidos, Donald Trump, ha asumido una postura más hostil hacia Cuba que su predecesor, el demócrata Barack Obama, lo que aparentemente ha tenido un impacto más duradero que lo provocado por el fenómeno meteorológico Irma.

   El número de visitantes estadounidenses aumentó desde que el Gobierno de Obama habilitó más exenciones a la prohibición al turismo en la isla y restableció los vuelos comerciales regulares y los cruceros. Las llegadas alcanzaron un récord de 619.523 el año pasado, frente a las 91.254 de 2014.

   Pero el Gobierno de Trump emitió en septiembre una advertencia sobre los viajes a Cuba debido a una serie de presuntos ataques a la salud de diplomáticos estadounidenses en La Habana. Además, en noviembre entraron en vigor normas de viaje más estrictas.