¿Está desacelerando los mercados financieros la posible victoria de López Obrador en las presidenciales de México?

FILE PHOTO: Andres Manuel Lopez Obrador, presidential candidate of the National
REUTERS / CARLOS JASSO
   
Actualizado 14/03/2018 11:00:30 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 14 Mar. (Notimérica) -

   Conforme pasan los meses, las encuestas parecen consolidar la gran ventaja que el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador --conocido por sus siglas AMLO-- tiene frente al resto de políticos para convertirse en el próximo presidente de México el próximo 1 de julio, algo que comienza a repercutir no solo en lo político y social, también en lo económico y financiero.

   Si bien no es la primera vez que AMLO trata de convertirse en el mandatario de la segunda economía de la región (se quedó a las puertas en 2006 y 2012), parece que en esta ocasión tiene todas las papeletas para conseguir la Presidencia y arrebatar, por primera vez en 88 años, el poder a los dos principales partidos políticos mexicanos: el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN).

   En un tiempo en el que México vive una enorme ola de violencia --en 2017 la cifra de homicidios ha superado los 25.000-- y con unas tasas de corrupción inaguantables para la sociedad mexicana, esta ha visto en López Obrador el cambio de rumbo que puede necesitar el país para salir del agujero que lo condena a la desigualdad, el crimen y la pobreza.

   Más en un momento de especial vulnerabilidad para muchos mexicanos, quienes se han visto en la calle y sin recursos económicos y materiales en varios estados del país como consecuencia de las catástrofes provocadas por los terremotos que asolaron el sur de México en el mes de septiembre de 2017 y que, además, dejaron un total de casi 400 muertos.

   Las propuestas y discursos de López Obrador --al que se tacha de populista desde muchos sectores de la política nacional e internacional--, hacen que supere actualmente en 11 puntos a sus oponentes José Antonio Meade (PRI) y Ricardo Anaya (PAN), quienes además se encuentran enzarzados en un nudo de acusaciones mutuas por corrupción e injurias.

   La posible (o previsible) victoria del candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) ha hecho temblar a los empresarios e inversores que tienen a México como uno de sus principales mercados. Tal es el caso del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), la empresa del IBEX 35 que más expuesta está a los cambios en México.

reuters

   CASO BBVA

   Su filial en el país azteca, Bancomer, supone un 40 por ciento de los beneficios que logra el banco, un beneficio de en torno a 2.162 millones de euros en 2017, y es el banco más grande de México, controlando el 22 por ciento de todos los activos en el sistema financiero.

   De hecho, las oscilaciones de la política mexicana ya han comenzado a notarse en BBVA: desde el mes de noviembre, los títulos del banco español han retrocedido un 11,5 por ciento --un 6,5 por ciento en lo que va de año 2018--, una cifra mucho más alta que el del resto de bancos del IBEX 35, que de media han bajado un 2,2 por ciento.

   "Una victoria de Obrador podría cambiar el estado de ánimo de los inversores. Tiene algunas propuestas poco ortodoxas, que incluyen la política económica, las relaciones con Estados Unidos y la aproximación de México al comercio y al NAFTA", indica en declaraciones recogidas por 'El Economista' un portavoz de la empresa Societé Générale.

   Y es que, además de las posibles repercusiones que la política de López Obrador podría impulsar para las empresas --"las grandes empresas gozan de privilegios fiscales y casi no pagan impuestos", aseguraba AMLO recientemente haciendo temblar a más de un empresario--, actualmente México enfrenta la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés).

   PREOCUPACIÓN POR EL NAFTA

   El miedo de los inversores a las posibles consecuencias que la salida de Estados Unidos podría provocar en la economía del país se multiplica en vistas de que el actual Gobierno de Enrique Peña Nieto (PRI) no llegue a un acuerdo antes de su salida de la Presidencia. Aunque está previsto que las negociaciones finales tengan lugar en el mes de abril, de no llegarse a una resolución o de darse finalmente la salida de Estados Unidos, BBVA podría verse perjudicado.

wikimedia

   "Aunque la entidad ha demostrado una gran resistencia ante los riesgos externos, una mayor desaceleración económica por una solución negativa del NAFTA podría exacerbar la reciente ralentización de la tendencia de crecimiento de los préstamos o incluso poner en riesgo la estabilidad de la calidad de los activos", indican a 'El Economista' desde UBS.

   Asimismo, el fin del NAFTA con Estados Unidos podría provocar que la exclusión de México y Canadá dentro de los nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio impuestos por la Administración del presidente Donald Trump fuera cancelada, algo que perjudicaría notablemente la economía mexicana y, por ende, tendría una gran repercusión de cara a las actividades inversoras y financieras.

   MIEDO A LA DEVALUACIÓN

   Sin embargo, para la economía de México y para las actividades del banco español, uno de los principales problemas sigue siendo el peso. La volatilidad de la moneda mexicana ha provocado una devaluación constante que ha alcanzado el 48 por ciento frente al dólar, una depreciación que ha provocado asimismo una subida de la inflación en el país azteca de hasta el 6,77 por ciento.

   Este hecho, sumado a las altas tasas de interés del Banco de México (Banxico), han frenado el crecimiento del crédito al sector privado no financiero, reconoce BBVA Research en una información recogida por 'El Confidencial', que advierte de que la moneda vuelve a encontrarse en un momento inestable como consecuencia de la previsible victoria de López Obrador.

   Dichas tasas de interés, que se mantienen al 7,5 por ciento, si bien no son consideradas por los economistas como excesivamente altas, deben ser tratadas con cautela por la entidad mexicana de cara al futuro próximo. "Estamos en un punto en que Banxico debe ser excesivamente cauteloso para no subir los tipos demasiado rápido porque podría limitar la expansión del crédito y afectar la capacidad de pago de los deudores", indica al citado diario el economista de Fundef, Jorge Sánchez Tello.

   "El peso se ha depreciado de manera importante desde finales de enero. Eso refleja que está saliendo dinero del país ante la creciente incertidumbre electoral", asegura Sánchez Tello, quien indica que hay "inquietud en el sistema financiero por saber qué va a pasar en julio". De esta manera, el peso podría pasar factura a los resultados de la entidad española del año 2018.

reuters

   A pesar de que la entidad española ha mostrado fortaleza y estabilidad en diversos momentos de dificultad en el país azteca, los analistas no acaban de mejorar la recomendación sobre la empresa, recoge 'El Economista'.

   Desde Berenberg explican, según recoge el citado diario, que "la estrategia de BBVA se centra en el tamaño y el crecimiento. Esto es central en su planificación corporativa y se consigue a costa de un aumento de los costos y del riesgo. Con una demanda que sigue siendo débil y con los tipos de interés bajos, es probable que la estrategia siga decepcionando".