Escotet ve la situación de Banesco en "vías de normalizarse" y confía en que no se prorrogue la intervención

A man uses an automated teller machine (ATM) at a Banesco bank branch in Caracas
REUTERS / CARLOS GARCIA RAWLINS - Archivo
Publicado 25/06/2018 10:20:34CET

   Agradece los apoyos recibidos tras unas medidas que vincula con "razones políticas"

   A CORUÑA (ESPAÑA), 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Banesco Grupo Financiero Internacional, Juan Carlos Escotet, ha manifestado, antes de asistir a la junta de accionistas de Abanca, que la situación de Banesco en Venezuela está en "vías de normalizarse". Por ello, se ha mostrado confiado en que no se prorrogue su intervención.

   En un encuentro con periodistas, Escotet -que abandonó en mayo temporalmente sus funciones como presidente de Abanca para ocuparse de la situación de Banesco en Venezuela- ha agradecido el "apoyo" y las "expresiones de solidaridad" después de que el Gobierno de Venezuela interviniese la entidad y once directivos fuesen detenidos por su presunta implicación en un mercado cambiario paralelo.

   Escotet ha calificado también de "desproporcionadas" e "injustificadas" estas medidas y ha defendido que en todos los países en los que Banesco está presente "siempre ha cumplido con la normativa legal".

   También ha vinculado con "razones políticas", en el marco de la "contienda electoral", lo sucedido. En la misma línea, ha rechazado que Banesco pueda ser tratada "en la forma en que fue tratada".

   Con todo, ha dicho que "el principal objetivo" era liberar a las personas detenidas, cuya liberación finalmente se logró "gracias a la intervención del presidente Zapatero, algo que la organización siempre agradecerá", ha dicho sobre el extitular del Ejecutivo español. También ha subrayado el papel de la Embajada de España en Venezuela.

FIN DE LA INTERVENCIÓN

   Sobre la situación actual, ha explicado que el proceso de intervención -del que ha indicado que ha sido "técnicamente bien manejado"- está previsto que concluya "antes del 3 de agosto". Respecto a la misma, se ha mostrado confiado en que no se aplique una prórroga por otros 90 días, opción que, según ha explicado, podría plantearse.

   Por otra parte, ha manifestado que están trabajando en la causa penal para lograr que se cierre "completamente". Tras días "duros y complejos", ha insistido en que espera que todo se resuelva "satisfactoriamente".

   Y aunque ha evitado entrar "en temas políticos", ha reiterado, sobre lo sucedido, que es "absurdo que, por una contienda electoral, se pueda jugar con la estabilidad de una empresa".