Acusan a Meade (PRI) de emitir desde su campaña acusaciones de corrupción hacia el candidato del PAN

 José Antonio Meade.
HENRY ROMERO / REUTERS
Actualizado 22/02/2018 9:48:13 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 22 Feb (Notimérica/Notimex).-

   Portavoces de campaña del candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México, José Antonio Meade, se han desmarcado total y absolutamente de las acusaciones de corrupción y lavado de dinero realizadas hacia el abanderado del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya.

   "La campaña de José Antonio Meade nada, absolutamente nada, tiene que ver con este asunto, nosotros de hecho ni enterados estábamos de esta investigación", ha indicado el senador Javier Lozano, integrante del equipo de vocería del candidato presidencial de la coalición 'Todos por México'.

   Ha explicado que se enteraron este martes por los medios de comunicación de esa nueva denuncia y que llamó a Anaya a que asuma las consecuencias y se haga cargo de sus actos, hechos y omisiones.

   Tal y como ha indicado, Ricardo Anaya debe asumir su responsabilidad y no estar volteando a otros lados, "es inaudito que en una campaña presidencial uno de los candidatos esté siendo objeto indirecta o directamente de una investigación por lavado de dinero", señalaba.

   Acompañado por los voceros Mariana Benítez y Luis Madrazo, indicaba que se trata de un hecho delicado y grave, en especial por lo concierne a lo referente a la salud del proceso electoral, de la República y de la política, algo que obliga a que se investigue y aclare.

   En una conferencia de prensa, Lozano afirmó que Ricardo Anaya ha inventado que las acusaciones provienen de su campaña, "nos deslindamos absolutamente del tema, que no nos venga que es porque no prende esta campaña, porque la campaña que ya prendió pero en llamas" es la del panista.

   "Todos saben quién es Ricardo Anaya, que deje de culpar de sus escándalos y asuma sus consecuencias", dijo el senador, y cuestionó "quién es Manuel Barreiro y qué involucramiento tiene en este asunto de lavado de dinero".

   Reprochó que, aunque Anaya diga que es refrito, "lo que vemos son testimonios y confesiones debidamente documentadas de dos personas que reconocen haber sido parte de entramado complejo financiero y corporativo para lavar dinero y cuyo destinatario final habría sido el propio Anaya".

   A su juicio, se está frente a una simulación de actos jurídicos: creación de empresas fantasmas, transferencias millonarias a través de todo el mundo, evasión fiscal y hasta delincuencia organizada por la naturaleza misma como se ha articulado.

   Resaltó que de acuerdo a las personas que denunciaron el beneficiario es Ricardo Anaya y que la instrucción de Barreiro era no dejar huella de la ruta del dinero, incluso hasta simularon una mejora en una nave industrial con tal de pagar menos impuestos.