¿Qué alianzas políticas se podrían crear en Costa Rica de cara a la segunda vuelta de las elecciones?

Presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla votando en las elecciones presidencial
STRINGER . / REUTERS
Actualizado 13/02/2018 8:46:27 CET

   SAN JOSÉ, 12 Feb. (Notimérica)-

   Los candidatos presidenciales de Costa Rica que consiguieron pasar a la segunda vuelta de las elecciones no cuenta ninguno de ellos con un apoyo suficiente para imponer temas de agenda en un eventual Gobierno, por lo que se ven obligados a negociar acuerdos con otras formaciones políticas.

   El candidato evangélico Fabricio Alvarado, del conservador Partido Restauración Nacional, logró el 24,7% de los votos, y eso "le sirve para tener una buena representación en la Asamblea Legislativa, pero no cuenta con una mayoría importante para imponer temas de agenda", ha señalado la investigadora del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica Argentina Artavia, ha la agencia 'Sputnik'.

   Por su parte, el candidato oficialista Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana, consiguió el 21,7 de los apoyos.

   Estas dos formaciones políticas, que se enfrentarán en segunda vuelta el próximo 1 de abril, "buscan adhesiones de otras agrupaciones y con la particularidad de que el tema de la familia sigue siendo importante", ha indicado por su parte el consultor político Daniel Calvo.

   La campaña electoral en Costa Rica estuvo marcada por el fallo emitido el pasado mes de enero por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por el que ordenó a sus países miembros que reconozcan derechos plenos a las parejas del mismo sexo y que permitan el cambio de identidad sexual en los registros.

   "Se podrían esperar adhesiones en cuanto a temas con ese eje central (la familia), pero estamos observando que está habiendo conversaciones donde no necesariamente se vayan a hacer alianzas siguiendo la lógica, temáticas u ideologías", ha declarado Calvo.

   Con una población de mayoría católica y conservadora, en Costa Rica cerca de un 60% se muestra a favor de mantener la confesionalidad del Estado, mientras que un 70% está en desacuerdo con matrimonio igualitario y un 65% desaprueba el aborto en casos de violencia sexual.

   "Fabricio Alvarado encontró en esos temas un buen target para poder catapultar su mensaje", indicó la investigadora, quien deseó que el voto en este país centroamericano "fuera más racional y no tan emocional", ha dicho el experto.

   El próximo 1 de abril, unas 3,3 millones de personas están llamadas a acudir a las urnas e independientemente de quién sea el ganador, algunos de los retos a los que se enfrentará es lograr una reducción del déficit fiscal, generar empleo y reducir la pobreza.