Almagro insiste en que la salida a la crisis en Nicaragua pasa por la celebración de elecciones

LUIS ALMAGRO
SHANNON STAPLETON/REUTERS
Publicado 24/05/2018 12:08:04CET

   MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha insistido este miércoles en que la salida a la crisis política que atraviesa desde hace semanas Nicaragua pasa por la celebración de elecciones.

   Almagro ha reiterado su condena a los "asesinatos de manifestantes" durante las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y ha exigido "justicia, así como el fin de la impunidad de aquellos que perpetraron estas acciones represivas". "La justicia deberá recorrer todo el camino que sea necesario para asegurarnos que ningún crimen quede impune", ha defendido.

   Asimismo, ha expresado su respaldo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ha realizado su primera visita al país desde 1992 con el fin de evaluar la situación, y el informe que ha publicado al término de la misma, en el que recomienda una investigación internacional sobre las graves violaciones a los Derechos Humanos registradas.

   En cuanto a la salida política a la crisis, ha proseguido Almagro en su comunicado, "debe ser electoral, sin exclusiones, sin inhabilitaciones con un proceso electoral justo, claro, transparente".

   "Cualquiera que piense que Nicaragua tiene una solución diferente a la electoral se equivoca gravemente. Cuando la sociedad esta polarizada, la decisión debe volver en forma urgente al soberano: el pueblo", ha defendido.

   "Quiero tres cosas para Nicaragua, democracia en Nicaragua, verdad y justicia en Nicaragua, plena vigencia de los Derechos Humanos en Nicaragua", ha remachado el máximo responsable de la OEA.

CRISIS POLÍTICA EN NICARAGUA

   Las protestas contra Ortega comenzaron el pasado mes de abril por una reforma de la seguridad social que aumentaba las retenciones a trabajadores y empresarios y ponía a cotizar a los jubilados, pero crecieron rápidamente hasta reclamar la "democratización" del país.

   Según el balance de víctimas proporcionado este lunes por la CIDH, al menos 76 personas murieron, 868 resultaron heridas y 438 fueron detenidas. La mayoría de las víctimas eran jóvenes manifestantes, aunque los investigadores regionales han identificado también a dos policías muertos y han registrado "agresiones" contra otros funcionarios.

   Ortega propuso como solución un diálogo nacional que arrancó la semana pasada en medio de renovadas protestas. Sin embargo, la Conferencia Episcopal de Nicaragua han anunciado este miércoles la suspensión del diálogo nacional, ya que las partes no han llegado a un acuerdo, y ha propuesto la formación de una comisión mixta para llegar a un consenso.

   "Lamentamos vernos obligados debido a la falta de consenso a suspender, por ahora, esta mesa plenaria del diálogo nacional", ha afirmado el presidente de la Conferencia Episcopal nicaragüense, el cardenal Leopoldo Brenes, según ha recogido el diario local 'El Nuevo Diario'.

   "No obstante, pedimos la formación de una comisión mixta de seis personas, tres por cada parte, con el objetivo de que logre un consenso para superar este impase", ha aseverado.