Arreaza ofrece a Ortega la ayuda de Venezuela para "defender" la soberanía de Nicaragua

Jorge Arreaza
REUTERS / MARCO BELLO - Archivo
Publicado 20/07/2018 19:12:36CET

   MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, ha ofrecido al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, la ayuda de Venezuela para "defender" la soberanía de Nicaragua si fuera necesario, en el marco de la crisis política desatada en el país centroamericano por las masivas protestas contra el líder sandinista.

   "Sepa, presidente Daniel Ortega, que si el pueblo bolivariano, los revolucionarios de Venezuela, tuviésemos que venir a Nicaragua a defender la soberanía y la independencia nicaragüenses, a ofrendar nuestra sangre, nos iríamos como (Augusto) Sandino a la montaña de la Nueva Segovia", dijo Arreaza el jueves durante el acto conmemorativo celebrado en Managua por el 39º aniversario de la Revolución Sandinista.

   El canciller venezolano destacó la "responsabilidad que sobre Nicaragua pesa hoy porque, si el imperio norteamericano tuviera éxito con el uso de este patrón golpista de sublevación burguesa, lo aplicarían en Venezuela (...) y donde quiera que haya un movimiento progresista y un pueblo libre en el poder".

   "Pero, si son derrotados en Venezuela y son derrotados en Nicaragua, se les acabará la historia entonces", indicó y para ello recomendó a los "hermanos" del Frente Sandinista de Liberación Nacional imitar la "paciencia estratégica" ejercitada por el Gobierno de Nicolás Maduro, según informa la prensa venezolana.

   En opinión de Arreaza, esta posición ha comenzado a dar sus primeros resultados porque la cumbre de la UE y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada esta semana en Bruselas no se centró en Venezuela y Nicaragua. "El imperialismo está herido y lo estamos hiriendo más con victorias como estas", declaró.

   Por su parte, Ortega, que en este importante acto solo contó con el apoyo regional del canciller cubano, Bruno Rodríguez, y Arreaza, agradeció a este último la mano tendida de Venezuela. "Nos ha hablado con el corazón, cuando habla de la disposición de los venezolanos de acompañar nuestras batallas", valoró.

   Ortega se dio el jueves un baño de masas para contrarrestar el desgaste que ha sufrido desde abril, cuando miles de personas comenzaron a manifestarse, primero contra una polémica reforma de la seguridad social y después para reclamar la "democratización" de Nicaragua.

   La represión de la Policía y de grupos armado afines al Gobierno ha dejado un saldo de cerca de 300 muertos y más de mil heridos y detenidos. Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, las fuerzas regulares y sus socios han cometido graves abusos.

   En este contexto, Ortega propuso un diálogo nacional mediado por la Conferencia Episcopal. Sin embargo, las conversaciones están suspendidas por la negativa del presidente nicaragüense a abandonar el cargo y convocar elecciones anticipadas.

   En su discurso del jueves, el jefe de Estado insistió en que las movilizaciones antigubernamentales están instigadas desde el exterior para perpetrar un "golpe" y esta vez acusó a los obispos nicaragüenses de "golpistas" por alinearse con los manifestantes.