Así será la celda de Lula da Silva en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba

Former Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva reacts at his book launch e
REUTERS / PAULO WHITAKER
Publicado 06/04/2018 20:23:31CET

   BRASILIA, 6 Abr. (Notimérica) -

   La prisión en la que el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula Da Silva deberá ingresar este viernes a las 5 de la tarde (hora local) ya está preparada.

   La Policía Federal de Curitibia ha transformado una de sus salas en una celda para el expresidente, quien deberá entregarse esta tarde a la justicia, según ha dispuesto el juez federal Sergio Moro, aunque el acusado ha asegurado que no se entregará.

   El juez Moro ha afirmado que esta celta "fue previamente preparada una sala reservada, especie de sala de Estado Mayor, en la propia Superintendencia de la Policía Federal, para el inicio del cumplimiento de la pena, y en la que el expresidente quedará separado de los demás presos".

   La futura prisión de Lula, si finalmente se entrega esta tarde, estará situada en el cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba. Esta sala ocupa unos 15 metros cuadrados y cuenta con una cama, una mesa y un baño privado.

   La antigua sala, ahora reconvertida en celda para el expresidente, no cuenta con barrotes, ya que era utilizada por policías que llegaban de otras ciudades. La seguridad de Lula se estará a cago de agentes penitenciarios que permanecerán 24 horas al día escoltando la puerta de la celda.

   Según ha explicado Moro, la vigilancia asegurará que no haya riesgo para la integridad física o moral de Lula, así como que esta situación es debida a la "dignidad del cargo" ocupado por el líder del Partido de los Trabajadores (PT) quien fue presidente del país entre 2003 y 2010.

   Según han relatado diversas fuentes policiales, el expresidente podrá abandonar su celda cerca de dos horas diarias, así como que durante los primeros meses no recibirá visitas de familiares en conjunto con los demás detenidos, según ha publicado el diario brasileño 'O Globo'.