La gobernadora del estado brasileño de Roraima pide renegociar la deuda ante la llegada masiva de venezolanos

Frontera de Colombia y Venezuela
CARLOS GARCIA RAWLINS / REUTERS
Actualizado 22/02/2018 8:35:52 CET

BRASILIA, 22 Feb. (Reuters/EP) -

El aumento de la demanda de plazas escolares y servicios sanitarios en el norte de Brasil ante la llegada masiva de ciudadanos venezolanos a través de la frontera ha provocado que la gobernadora del estado de Roraima, Suely Campos, solicite al Gobierno que se renegocien los términos de la deuda.

"Estamos viviendo un momento muy delicado debido al gran flujo migratorio de venezolanos, que está repercutiendo en nuestra salud, educación y seguridad. En todos los servicios públicos de nuestro estado", ha aseverado Campos en una rueda de prensa tras reunirse con el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles.

Campos ha pedido que, ante la creciente demanda de servicios y la gran deuda existente, el Estado otorgue una atención especial al estado de Roraima debido a su situación.

Según Campos, los pagos mensuales de deuda del estado son de 22 millones de reales (5,4 millones de euros) y "casi" 700 millones ya han sido entregados. Sin embargo, sería necesario "al menos prorrogar" el financiamiento para "dar un impulso financiero" a Roraima.

Asimismo, ha señalado que el ministerio de Hacienda está estudiando las posibilidades de llevar esto acabo y ha informado de que se celebrará una reunión al respecto este jueves para seguir discutiendo el asunto.

El presidente de Brasil, Michel Temer, promulgó la semana pasada "una medida provisional" y dos decretos con medidas para poder acoger a los venezolanos que crucen la frontera y crear en consecuencia una comisión federal de asistencia de emergencia.

La medida contempla acciones de los tres poderes del Estado para poner fin al colapso de las localidades fronterizas de Roraima, donde se ha decretado el estado de "emergencia social". Además, ésta incluye un fortalecimiento de los controles fronterizos, la reubicación de los inmigrantes venezolanos y la creación de un centro asistencial para atender las necesidades más urgentes de los recién llegados, con especial atención a los colectivos vulnerables, como los niños.

De acuerdo con datos del Gobierno brasileño, desde enero de 2017 al menos 50.000 venezolanos han entrado en Brasil por Roraima. Solo durante el mes de enero de 2018 se han registrado 10.000 nuevas llegadas.

Por otra parte, las autoridades de Colombia, que ha recibido también a decenas de miles de venezolanos, han puesto en marcha igualmente un plan de choque en la frontera común que incluye un despliegue adicional de militares y policías.