Brasil refuerza el despliegue militar en la frontera con Venezuela por la "crisis humanitaria"

Policía Militar Brasil
WIKIPEDIA
Publicado 08/02/2018 23:32:28CET

   BRASILIA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Defensa de Brasil, Raul Jungmann, ha anunciado este jueves que el Gobierno reforzará la presencia militar en la frontera con Venezuela para contener lo que ha calificado como una "crisis humanitaria" por la llegada masiva de venezolanos a suelo brasileño para escapar de la situación económica en su país.

   Jungmann ha visitado la ciudad de Boa Vista, en el estado de Roraima, en la frontera con Venezuela, donde actualmente hay unos 40.000 venezolanos que, según ha denunciado el alcalde, han colapsado los servicios públicos de la localidad brasileña.

   La gobernadora de Roraima, Suely Campos, ha reprochado al Gobierno federal que el estado ha tenido que hacer frente en solitario a este flujo migratorio, con la única ayuda de las ONG y de particulares, y ha advertido de que "no está en condiciones financieras" de seguir haciéndolo.

   Jungmann ha prometido que el Palacio de Planalto adoptará medidas y, como primer paso, ha anunciado que doblará el contingente militar desplegado en la línea limítrofe hasta sumar 200 efectivos.

   El ministro ha anunciado también que se realizará un censo de venezolanos para "saber exactamente cuál es la dimensión del problema", de acuerdo con Agencia Brasil.

   Jungmann ha subrayado que se abordará como "una cuestión humanitaria". "Estas personas no están aquí porque quieren. Fueron expulsadas de su país por el hambre y la falta de medicinas y trabajo", ha indicado.

   Horas antes, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha anunciado el despliegue de 3.000 militares y policías en la linde con Venezuela para controlar lo que ya se ha convertido en un problema "serio".

   Miles de venezolanos han salido de su país por una crisis económica que ha dejado sin bienes de primera necesidad a las familias. La oposición asegura que se trata de una crisis humanitaria y ha pedido al Gobierno que permita la entrada de la ayuda internacional, pero Nicolás Maduro niega que la situación alcance tales extremos.