Canadá retirará la ciudadanía a un guatemalteco implicado en una masacre durante la dictadura de Ríos Montt

Masacre de Las Dos Erres
REUTERS
Actualizado 18/04/2017 9:21:24 CET

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Canadá ha decidido retirar la ciudadanía a Jorge Vinicio Sosa-Orantes, uno de los cuatro exsoldados guatemaltecos implicados en la conocida como Masacre de Las Dos Erres, en la que más de 200 personas, entre ellas niños y mujeres, fueron asesinadas en el marco de la Guerra Civil del país.

El Gobierno federal ha señalado que Sosa-Orantes, que obtuvo la nacionalidad en la década de los noventa, accedió a ella ocultando su papel en la masacre.

Sosa, de 59 años, cumple una condena a diez años de prisión por un fraude contra el sistema migratorio en Estados Unidos, que también le retiró la ciudadanía en 2014. El exkaibil --soldado de élite del Ejército de Guatemala-- solicitó asilo al Gobierno estadounidense, argumentando que huía de las guerrillas en su país.

Washington rechazó su solicitud, por lo que huyó a Canadá, donde sí logró obtener la ciudadanía en 1992. Fue detenido en 2011 en Lethbridge, en Alberta (Canadá) y extraditado posteriormente a Estados Unidos.

La Masacre de Las Dos Erres tuvo lugar a principios de diciembre de 1982, meses después del golpe de estado que llevó a Efraín Ríos Montt a convertirse en el presidente de facto de la dictadura en el país.

Fue perpetrada por un comando de 17 soldados y estuvo motivada por una emboscada anterior de la guerrilla izquierdista en la que murieron un total de 21 militares guatemaltecos. Se trató de una operación que duró tres días y en la que decenas de niños fueron lanzados a un pozo y muchas mujeres, violadas, torturadas y fusiladas, como parte de la campaña de tácticas de 'tierra quemada' impulsada por Ríos Montt, condenado por genocidio --aunque esta sentencia ha sido anulada--.

Entre 1960 y 1996 se desencadenó una guerra civil en Guatemala entre las guerrillas izquierdistas apoyadas por Cuba y la antigua URSS y el Gobierno derechista apoyado por Estados Unidos, que provocó una enorme inestabilidad institucional y económica en el país y dejó un saldo de en torno a 240.000 muertos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies