El canciller mexicano llama a las partes negociadoras en Venezuela a actuar con "mesura" y "seriedad"

Videgaray
TWITTER
Publicado 05/12/2017 19:06:26CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 5 Dic. (Notimérica) -

   El secretario de relaciones exteriores de México, Luis Videgaray, ha hecho pública este lunes ante la prensa su preocupación por la "ruptura del orden democrático" en Venezuela y ha llamado a las partes negociadoras a actuar con "mesura" y "seriedad".

   Lo ha expresado en un encuentro con los medios, tras su participación en la inauguración en Puerto Vallarta (México) de los trabajos de la Reunión Preparatoria de la Organización de las Naciones Unidas del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, según informa el gobierno de México en un comunicado.

   "Quiero aprovechar esta oportunidad para hacer un llamado a ambas partes: al Gobierno de Venezuela y a la oposición Venezuela, al presidente Nicolás Maduro, al diputado Julio Borges, al ministro Jorge Rodríguez, al diputado Luis Florido y a todos quienes participan en este proceso, a que actúen con absoluta mesura, con seriedad, para garantizar las condiciones de éxito en este delicado y difícil proceso", ha dicho el canciller.

   El titular de exteriores también ha comunicado la preocupación del Gobierno mexicano por la "ruptura del orden democrático institucional en Venezuela" y la "necesidad urgente de que se restablezca la plena vigencia de la Constitución y las leyes". También ha señalado que México "no escatimaría esfuerzo alguno en materia diplomática para que los venezolanos, por la vía del acuerdo, recuperen la normalidad democrática" y que esta es "una decisión que, a final de cuentas, corresponde a los venezolanos".

   Además ha sostenido que los países de la región pueden contribuir a este proceso "generando condiciones" y "coadyuvando esfuerzos diplomáticos".

   México ha participado como "acompañante" durante el proceso de negociación política que el Gobierno venezolano y la oposición han mantenido los pasados 1 y 2 de diciembre en Santo Domingo. Ha asegurado que "lo que ocurrió en Santo Domingo es el principio de un proceso de negociación que no ha concluido", y que "hay avances en la dirección correcta pero hay que reconocer que es un proceso difícil, que requiere seriedad y generosidad de las partes".