Colombia, Brasil, Argentina y Guyana adoptan medidas para enfrentarse a la llegada masiva de venezolanos

A member of the Colombian Red Cross explains the requirements to be able to atte
REUTERS / CARLOS EDUARDO RAMIREZ
Publicado 23/02/2018 14:43:36CET

   La OEA convoca reunión extraordinaria para abordar la situación del país caribeño y Bruselas lo debatirá el lunes

   MADRID, 23 Feb. (OTR/PRESS) -

   La crisis política y económica que padece Venezuela no sólo afecta al país caribeño, sino a todos los países limítrofes que están adoptando medidas para hacer frente a la creciente llegada de venezolanos que huyen de la situación de escasez de alimentos y medicinas.

   Colombia y Brasil son las dos naciones más afectadas por la crisis migratoria y desde el jueves, Argentina y Guyana han anunciado que adoptarán medidas.

   Tanto en Brasil como en Colombia ha reforzado la presencia de policías y militares en las zonas limítrofes y han implementado medidas sociales para ayudar a los recién llegados que han colapsado las localidades fronterizas.

   Guyana se ha sumado desde el jueves a esta ofensiva con la creación de dos bases militares en la linde con Venezuela para evitar "una incursión e invasión" de soldados de este país, que, según denuncia Georgetown, han cruzado la frontera en busca de víveres.

   "Las comunidades fronterizas son las guardianas de la integridad territorial y de la seguridad nacional de Guyana. Ellas son nuestra primera línea de defensa", dijo el presidente de Guyana, David Granger, durante su visita del miércoles al poblado limítrofe de Kaikan.

   Argentina, por su parte, ha optado por relajar las normas migratorias para facilitar el registro de los venezolanos en el país, ya que tienen dificultades para conseguir los documentos necesarios de las autoridades venezolanas. Según el jefe de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), Horacio García, ha habido una "explosión administrativa".

   Los venezolanos fueron el año pasado los terceros en obtener más permisos de residencia en Argentina, desplazando de ese puesto a los peruanos, una comunidad histórica en el país austral. De acuerdo con el DNM, en 2017 hubo 31.167 permisos concedidos a venezolanos.

   Asimismo, la llegada de venezolanos a Colombia se ha reducido un 30 por ciento en las últimas dos semanas gracias a las medidas de control puestas en marcha por el Gobierno de Juan Manuel Santos en la frontera común para contener la crisis migratoria, según ha informó el jueves Migración Colombia.

   El director general de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Migración Colombia, Carlos Iván Márquez, ha indicado que hasta la adopción de este plan de choque diariamente cruzaban la linde unos 50.000 venezolanos y desde entonces lo hacen unos 38.000, de acuerdo con 'El Nacional'.

   Por su parte, el jefe de Migración Colombia, Christian Kruger, citado por Reuters, ha señalado que desde el pasado 8 de febrero, cuando comenzó el periodo de regularización de quienes habían cruzado de forma ilegal, se han registrado unos 95.000 venezolanos, sobre todo en Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cali.

   Santos anunció un despliegue adicional de 3.000 efectivos --entre militares y policías-- para controlar el creciente flujo migratorio, que ha colapsado las localidades situadas en el lado colombiano de la porosa frontera de más de 2.000 kilómetros que comparten ambos países

   El presidente colombiano se ha mostrado dispuesto a ayudar a los venezolanos, que huyen de la falta de comida y medicinas en su país, pero ha advertido de que será implacable contra el delito. Las poblaciones fronterizas se han quejado de que la actividad criminal ha aumentado.

   Brasil ha adoptado medidas similares en su frontera con Venezuela. Solo en Boa Vista, en el estado de Roraima, hay actualmente unos 40.000 venezolanos que, según ha denunciado el alcalde, también han desbordado los servicios públicos de la localidad brasileña.

OEA Y UNIÓN EUROPEA

   La situación de Venezuela y la crisis migratoria que se extiende a toda la región preocupa, no sólo a la Organización de Estados Americanos, (OEA), sino también a la Unión Europea que tiene previsto debatir sobre la crisis venezolana el próximo lunes.

   Por su parte, la OEA ha convocado para el viernes una reunión extraordinaria del Consejo Permanente para abordar los últimos acontecimientos registrados en Venezuela y poner sobre la mesa "un plan de resolución".

   El encuentro tendrá en Washington, la capital estadounidense, donde se considerará el proyecto de resolución sobre los últimos sucesos en Venezuela", según ha indicado la organización en un comunicado.

   La reunión a sido convocada a petición de Argentina, Brasil, Estados Unidos, México, Panamá y Santa Lucía.

   El miércoles, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), principal coalición opositora de Venezuela, anunció que no participará en las elecciones presidenciales del 22 de abril por considerarlas "fraudulentas" e "ilegítimas", después de que varias facciones del bloque ya se hubiesen desmarcado de dicha cita en los últimos días a título individual.

   En vez de eso, la MUD ha retado a Maduro a medirse en "unas elecciones de verdad", esto es, con una fecha viable --el segundo semestre de 2018--, un Consejo Nacional Electoral "equilibrado", "misiones de observación internacional independientes" y la participación de los partidos y políticos vetados o inhabilitados, entre otras cosas.

   Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea abordarán el próximo lunes el nuevo revés en Venezuela tras el adelanto de las elecciones presidenciales.

   El bloque abordará la grave situación humanitaria en Venezuela, consciente de que además está afectando a los países del entorno. La UE mantiene la necesidad de mantener "la presión sobre el Gobierno" de Caracas de cara a los comicios del 22 de abril y dejará clara su preocupación por unas votaciones que se han convocado de manera "no pactada" con la oposición. Por ahora, evitará promover nuevas sanciones contra el régimen a la espera de cómo evoluciona la situación y apelará eso sí a la reanudación del dialogo con la oposición, según han avanzado varias fuentes diplomáticas.

   "Si la situación no mejora con las elecciones, medidas adicionales podrían contemplarse, pero no se trata de anunciar por ahora nuevas sanciones", han resumido fuentes diplomáticas.

   Los Veintiocho no prevén aprobar conclusiones formales el lunes, aunque podría haber una declaración conjunta de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, más adelante para fijar sus mensajes tras el debate, han explicado fuentes europeas.

   Otras fuentes diplomáticas han insistido en que "la prioridad" es lograr que las próximas elecciones presidenciales de abril se desarrollen "en condiciones justas y lo más transparentes posibles" --la UE está "lista" para enviar una misión de observación electoral-- y si no es el caso entonces podrá estudiar "diferentes instrumentos".