Colombia extradita a EEUU a 'Don Mario', un exjefe paramilitar acusado de narcotráfico

asdgas
WIKIMEDIA COMMONS
Actualizado 24/04/2018 8:28:41 CET

BOGOTÁ, 24 Abr. (Reuters/EP) -

Colombia ha extraditado este lunes a Estados Unidos a un ex jefe paramilitar acusado de enviar decenas de toneladas de cocaína a Norteamérica pese a los múltiples delitos cometidos en el marco del conflicto armado por los que debe responder aún ante la justicia colombiana, según ha informado la Policía Nacional.

Daniel Rendón Herrera, de 52 años, alias 'Don Mario', ha sido entregado a los funcionarios de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) en una terminal aérea de Bogotá.

'Don Mario', exjefe de las desaparecidas Autodefensas Unidas de Colombia, fue detenido por la Policía Nacional el 19 de abril de 2009 tras ser excluido de un acuerdo de paz, después de comprobarse que continuó con sus actividades criminales.

"La justicia le atribuye múltiples delitos causados a más de 6.000 víctimas, entre los que se cuentan homicidio en persona protegida, secuestro, fabricación y porte de armas, homicidio, concierto para delinquir, terrorismo, narcotráfico, tortura, desaparición forzada y conformación de grupos armados al margen de la ley", ha señalado la Policía en un comunicado.

También es considerado como uno de los fundadores del Clan del Golfo, la principal banda criminal de Colombia formada por unos 1.500 combatientes y dedicada al narcotráfico y la minería ilegal.

Por su parte el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, ha confirmado la captura de Ángel Eusebio Úsuga, hermano del principal líder del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel".

El ministro ha señalado que la captura se produjo en el departamento de Antioquia, en el noroeste del país, y lo ha acusado de manejar toda la infraestructura de procesamiento de la hoja de coca en pasta básica y cocaína para la exportación, además de dirigir una flotilla de lanchas rápidas usadas para sacar la droga del país y de lavar el dinero producto del narcotráfico.

La mayoría de integrantes de las bandas criminales, consideradas como la principal amenaza para la seguridad del país, pertenecieron a escuadrones paramilitares de ultraderecha que regresaron a la ilegalidad tras un acuerdo de paz en el que se desmovilizaron y entregaron las armas. Los paramilitares surgieron con el apoyo de ganaderos y terratenientes en la década de 1980 para combatir a la guerrilla izquierdista.