Colombia elige entre el uribista Duque y el izquierdista Petro en el balotaje presidencial

ELECCIONES EN COLOMBIA
TWITTER
Actualizado 16/06/2018 14:04:38 CET

   BOGOTÁ, 16 Jun. (Notimérica) -

   Este domingo 17 de junio Colombia celebra la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales, en las que se enfrentan el candidato de Centro Democrático, Iván Duque, y el de Movimiento Progresistas, Gustavo Petro.

   En torno a treinta y seis millones y medio de votantes están llamados las urnas para elegir al sustituto del actual presidente del país, Juan Manuel Santos, en la Casa Nariño y la Presidencia del Gobierno tras haber dejado atrás a otros candidatos como Humberto de la Calle, Sergio Fajardo, o Germán Vargas Lleras.

   Duque, el candidato uribista, quien se posicionó como vencedor en la primera vuelta electoral, aparece como favorito. Según la encuesta Guarumo-EcoAnalítica, Duque cuenta con una intención de voto del 52,5 por ciento, mientras que el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, obtiene un 36 por ciento.

   El exsenador cuenta con una ventaja de 16,5 puntos sobre Petro, lo que le podría dar las llaves de la Casa de Nariño.

EL PROGRAMA

   Si bien la candidatura y programa de los políticos que aspiran a la Presidencia, Gustavo Petro e Iván Duque, difieren notablemente de la línea gubernamental del actual presidente, Juan Manuel Santos, entre ellos las diferencias son antagónicas.

   Por un lado, el modelo de gobierno propuesto por el izquierdista Gustavo Petro propone una reforma tributaria progresista que tenga en cuenta la informalidad y la baja presión fiscal que lasta el gasto público de Colombia, recoge 'EsGlobal'. Además, dentro de este sector Petro pretende integrar un impuesto pedrial rural que facilite la equidad en el acceso a la tierra y, al mismo tiempo, grave la subexplotación extensiva de las mismas.

   El refuerzo del gasto público en áreas como la salud o la educación son primordiales para el candidato progresista, que pretende mermar de manera progresiva con el negocio privado en el sistema sanitario, entre otras cuestiones como las pensiones.

   Estas serían sometidas a una reforma que gravara las rentas altas y garantizara una cantidad mínima a todos los colombianos, de manera que se preserve y asegure la dignidad de todos ellos sin excepción en el sistema. De este modo, quien gane más de cuatro salarios mínimos (unos 950 dólares) deberá cotizar en otro fondo de forma paralela al desarrollo de un bono pensional para los más mayores, recoge el citado medio.

   Además, la corrupción y la lucha contra la misma se edificaría como una de las bases del gobierno de Petro, al mismo tiempo que la implementación del Acuerdo de Paz con la exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para lo que cuenta con el apoyo de político como Ingrid Betancourt y la negociación con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

   Por el contrario, la propuesta liberal del candidato uribista Iván Duque pasa por todo lo contrario a su contrincante. Duque propone llevar a cabo una reforma tributaria que reduzca la presión fiscal de las pequeñas y medianas empresas, al mismo tiempo que propone fortalecer la denominada 'economía naranja' del país, es decir, la derivada de la actividad empresarial y de la industria cultural, recoge 'EsGlobal'.

   Contrariamente a Petro, Duque no tiene previsto llevar a cabo ningún cambio en el marco del sistema sanitario y su privatización --impulsada por Álvaro Uribe-- y, en cuanto al sistema de pensiones, únicamente ha hecho mención a la agenda de promoción de empleo formal para una mayor cantidad de personas que coticen.

   En referencia a los Acuerdos de Paz, Duque ha dejado claro que revisará y reformara algunos de los aspectos firmados con las FARC, en especial en lo referente a la participación política, justicia transicional y narcotráfico. Asimismo, Duque ha indicado que será necesaria una rendición previa y la entrega de armas para llevar a cabo un diálogo con el ELN, grupo guerrillero con el que el Gobierno de Juan Manuel Santos mantiene una negociación para el fin de la guerra entre ambos.