Ingrid Betancourt asegura que Colombia debe proteger el acuerdo de paz y mejorarlo

Ingrid Betancourt
RAFAEL BRAVO/ATRESMEDIA - Archivo
Actualizado 24/04/2018 8:27:17 CET

BOGOTÁ, 24 Abr. (Reuters/EP) -

La exsenadora y excandidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, que pasó seis años y medio secuestrada por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha asegurado que Colombia tiene que proteger el acuerdo de paz con las FARC y cambiarlo si es necesario para evitar que fuerzas políticas puedan llevar de nuevo al país a la guerra.

Betancourt, de 56 años, que lideró como congresista en la década de 1990 una lucha contra la corrupción, fue secuestrada en 2002 por las FARC, cuando era candidata a la Presidencia.

La exsenadora apoya sin reservas el acuerdo de paz que firmó el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, con las FARC para acabar con un conflicto que ha dejado alrededor de 220.000 muertos.

"He acompañado el proceso de paz a sabiendas que no tenemos la paz ideal. Dentro de aquello que siento que le ha faltado a la paz es un mayor interés por las víctimas", ha sostenido Betancourt en una entrevista con Reuters.

Betancourt, que participó este fin de semana en el debate sobre la guerra y la paz en Colombia organizado por la Feria Internacional del Libro de Bogotá, ha asegurado que la campaña para suceder a Santos será clave para el futuro del país y de la paz.

"Lo que necesitamos es entrar a reflexionar cuáles son nuestras prioridades, en el caso mío que el acuerdo de paz no se vaya, que podamos proteger la paz, haciéndole cambios, sí, si es necesario, pero que esto no sea la excusa para volver a prender la guerra", afirmó la política que actualmente reside en Europa.

FUERZAS DESESTABILIZADORAS

Betancourt ha opinado que todos los candidatos a la Presidencia son políticos preparados que entienden el llamado de la mayoría de los colombianos para mantener la paz.

Sin embargo ha advertido de que el riesgo de que las fuerzas políticas que apoyan a algunos candidatos presidenciales puedan presionarlos para reactivar la confrontación en un futuro.

"Yo creo que los líderes que tenemos al frente no son personas bélicas per se, lo que tenemos que mirar son las fuerzas que acompañan a estas personas y que en algún momento las pueden chantajear, las pueden obligar a tomar decisiones que estarían en contra del interés de paz de todos los colombianos", ha afirmado evitando referirse a nombres particulares.

El derechista Iván Duque, el izquierdista Gustavo Petro, el independiente Sergio Fajardo, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras y el antiguo negociador Humberto de la Calle son los principales candidatos a la Presidencia.

Betancourt ha señalado que aunque el "talón de Aquiles" del acuerdo con las FARC --ahora transformada en un partido político-- es el rezago en la atención a las víctimas del conflicto, los cambios que eventualmente se hagan deben respetar el espíritu del pacto.

La política ha revelado que ha perdonado a las FARC por su secuestro, que dividió su vida en dos capítulos, aunque ha admitido que una década después aún no logra una plena reconciliación.

"Estoy en un momento en que puedo decir que he perdonado, pero también sé que hay recuerdos que vuelven y que me desestabilizan y hay emociones que todavía no puedo controlar y obviamente son emociones que van ligadas a pensamientos que son difíciles de reconciliar con el perdón, pero es un camino que voy recorriendo", ha aseverado.