Santos promulga la ley que facilita que los grupos armados de Colombia se sometan a la justicia

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos
REUTERS / JAIME SALDARRIAGA - Archivo
Actualizado 10/07/2018 8:34:37 CET

BOGOTÁ, 10 Jul. (Reuters/EP) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha firmado este lunes una ley que permitirá que los grupos criminales organizados se sometan a la justicia, una norma que puede contribuir a la consolidación de la paz en el país y a la entrega de las armas de miles de combatientes de organizaciones armadas ilegales.

Las bandas criminales son consideradas la mayor amenaza para la seguridad de Colombia, después del acuerdo de paz que firmó el Gobierno con la exguerrillla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016 y de la negociación que avanza con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para acabar con un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

"Acabamos de sancionar la ley que va a ser un paso muy importante para la seguridad de los colombianos. Una ley clave para el futuro del país y que además permite seguir cumpliendo el contenido de los Acuerdos de Paz", ha señalado Santos tras firmar la norma aprobada previamente por el Congreso.

"Esta ley permite la aplicación del derecho penal de forma colectiva. No implica darles reconocimiento político o la aplicación de mecanismos de Justicia Transicional, de ninguna forma", ha explicado el mandatario quien sostuvo que el sometimiento colectivo puede otorgar una reducción de hasta la mitad de la pena, si se cumplen los acuerdos.

Santos ha asegurado que la ley podría agilizar el sometimiento a la justicia del Clan del Golfo, una banda dedicada al narcotráfico, la minería ilegal y la extorsión, que ofreció rendirse desde septiembre de 2017.

El máximo líder de la organización es el prófugo Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de hasta 5 millones de dólares (alrededor de 4,25 millones de euros) por información que permita su captura o muerte. El Clan del Golfo cuenta con entre 1.500 y 2.000 combatientes, según fuentes de seguridad.

Sin embargo, la ley en ningún caso impedirá la extradición, pese a que considera condiciones especiales de reclusión que se pueden perder si se incumplen los compromisos.

De acuerdo con la Fiscalía General, los grupos armados organizados, que incluyen a disidentes de las FARC que no aceptaron los términos del acuerdo de paz, suman entre 5.000 y 6.000 personas armadas.

Contador