Trasladan de nuevo a 'Santrich' a la cárcel de La Picota en Bogotá

Jesús Santrich, antiguo jefe de la extinta guerrilla de las FARC
REUTERS / JAIME SALDARRIAGA - Archivo
Actualizado 04/06/2018 11:11:40 CET

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) 

El exguerrillero de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) 'Jesús Santrich' ha sido trasladado este sábado de nuevo a la cárcel de máxima seguridad de La Picota, en Bogotá, tras estar en una sede de la Conferencia Episcopal, según ha confirmado el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INSPEC) de Colombia.

El traslado de 'Santrich' ha tenido lugar después de que el Instituto Nacional de Medicina Legal confirmara que se encuentra en buen estado de salud, según ha informado el diario local 'El Universal'.

El exguerrillero inició una huelga de hambre el 9 de abril para denunciar un "montaje" de las autoridades colombianas y estadounidenses que, según advirtió, empuja hacia el "abismo" la paz firmada entre las FARC y el Gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Tras ser trasladado a la cárcel de La Picota, continúo con la huelga de hambre, pero después ingresó en el hospital El Tunal, en el sur de Bogotá, como signo de prevención.

Cuando su estado de salud mejoró, la Conferencia Episcopal intervino para que 'Santrich' fuera enviado a una de sus sedes.

'Jesús Santrich' fue detenido el pasado 10 de abril por una orden de Interpol emitida a petición de Estados Unidos, que le acusa de conspirar para introducir cocaína en el país después de la firma del acuerdo de paz en Colombia, el 24 de noviembre de 2016.

El Gobierno y las FARC acordaron una amnistía general para todos los delitos relacionados con el conflicto armado, a excepción de los crímenes internacionales --que no se pueden amnistiar-- y para ellos crearon la JEP, que contempla sanciones y penas más favorables que la justicia ordinaria.

La JEP se aplica a todos los actores del conflicto armado --guerrilleros, agentes del Estado y terceros que hayan colaborado de alguna manera en las hostilidades-- pero solo por los delitos más graves cometidos durante la guerra y hasta la firma del acuerdo de paz.