¿Qué consecuencias tendrá el no reconocer las elecciones en Venezuela?

El secretario general de la OEA, Luis Almagro
REUTERS / MARY CALVERT
Publicado 07/06/2018 23:25:50CET

   CARACAS, 7 Jun. (Notimérica) -

   La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este martes una resolución para iniciar el proceso de activación de la Carta Democrática contra Venezuela, que declara ilegítimas las elecciones del pasado 20 de mayo en Venezuela.

   El texto aprobado contó con el apoyo de países como Estados Unidos, Canadá, Chile, Colombia, México y Perú. De 34 cancilleres y representantes de los países de la región, el resultado de la propuesta fue 19 votos a favor, cuatro en contra y 11 abstenciones.

   Tras conseguir la resolución, esta fue celebrada por las diferentes naciones que, hace un tiempo, vienen presionando al gobierno de Nicolás Maduro, pero ¿qué efecto real tendrá esta situación dentro de Venezuela?

   Según la politóloga y PhD en Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Martha Ardila, la decisión de la OEA no tendrá ningún tipo de consecuencia en territorio venezolano.

   "Las resoluciones significan voluntad política, pero no tienen carácter de obligatoriedad, son decisiones gaseosas", aseguró Ardila para el diario 'El Nacional'.

   Del mismo modo, la experta quiso destacar que, para ella, la resolución es algo más simbólico, sin ningún efecto real, entre otras cosas porque "el gobierno de Maduro no cree en la OEA" y para que "una decisión sobre Venezuela tenga peso debe tener el aval de Cuba".

   Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha indicado que "no se trata de injerencia alguna" sino de cumplir con lo recogido en la Carta Democrática Interamericana. "Se pacta libremente pero se obliga al pacto", ha manifestado al término de la sesión.

   A su vez, el investigador del Observatorio sobre Venezuela, de la Universidad del Rosario, Ronal Rodríguez, manifestó que la determinación tomada por la organización es buena, porque Maduro empieza a perder peso en el exterior y "es bueno empezar a sancionar", pero "en términos efectivos hay muchos caminos por recorrer".

   "No reconocer las elecciones no termina por resolver los verdaderos problemas, que son las crisis económicas, humanitarias y de salud, entre otras, que tiene Venezuela", añadió.

   Los expertos aseguran que aunque esta resolución ha dado fuerza a una débil oposición venezolana, que gana internacionalmente, con esto no es suficiente para solucionar, por ejemplo, la gran devaluación que sufre, día a día, el Bolívar.

   "Es que ni siquiera una eventual salida de Maduro solucionaría todo lo que está pasando Venezuela", indicó Rodríguez.

   La OEA reiteró así que se ha producido una "alteración inconstitucional del orden constitucional de Venezuela" y ha instado al Gobierno a "dar pasos para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional, el Estado de Derecho y las garantías y libertades de la población".

   Por su parte, la coordinadora del movimiento político y social Voluntad Popular en Colombia y líder de la comunidad venezolana, Francine Howard, analizó como un triunfo la resolución.

   "Hace 4 años, la mayoría de los países de la OEA apoyaba a Maduro y no entendían la realidad de Venezuela, no sabían de la violación de Derechos Humanos que había en el país", afirmó.

   Los países de la OEA dejaron la posibilidad de convocar una Asamblea Extraordinaria de Cancilleres en la que se podría decretar la suspensión de Venezuela.

   Sin embargo, para poder convocar esta sesión se necesita el consenso de 24 países (las dos terceras partes). Esto no sucedió durante la Asamblea de Washington y por el momento tampoco se ve muy viable en el futuro inmediato.