¿Por qué la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México será llevada a consulta pública por AMLO?

Construcción del nuevo aeropuerto Internacional de Ciudad de México
REUTERS / CARLOS JASSO - Archivo
Actualizado 19/08/2018 8:34:30 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 18 Ago. (Notimérica) 

   Este viernes, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hacía pública su decisión que llevará a una consulta pública la continuación del nuevo y polémico aeropuerto de Ciudad de México.

   La noticia no ha despertado sorpresas en la población mexicana, pues desde el inicio de su carrera por la Presidencia de México (por tercera vez consecutiva), AMLO mostró muchas dudas y disconformidades con el proyecto del denominado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

   Pero, ¿por qué se plantea la posibilidad de acabar con el nuevo aeropuerto?

   El NAIM es el proyecto de construcción más grande del Gobierno de Enrique Peña Nieto, quien anunció el plan a mediados del año 2014 para meses después comenzar con las obras. Desde el principio la decisión levanto críticas.

   El alto costo que conlleva la infraestructura, que aproximadamente ascendía en un primer momento a más de 169.000 millones de pesos, unos 9.000 millones de dólares actualmente, y el lugar en el que se instala --el lugar que anteriormente fue el lago Texcoco, un terreno protegido para aves y con graves riesgos de sufrir inundaciones--, son los principales problemas que expertos y ciudadanos han visto en el NAIM.

   La corrupción está asimismo presente en el proyecto, pues son varias denuncias de irregularidades en la asignación de contratos de obra. Asimismo, varias comunidades vecinas del terreno que abarcará el nuevo aeropuerto se han visto afectadas por las obras, pues muchos se han visto obligados a dejar sus casas y sus tierras, habiendo además denunciado presiones y amenazas de mostrar oposición.

   Actualmente el NAIM tiene un 31 por ciento de su construcción completada, lo cual de abandonarse supondría una pérdida de 100.000 millones de pesos, 5.300 millones de dólares. Sin embargo, se calcula que las obras han incrementado su coste desde el inicio, pasando de costar 169.000 millones de pesos a 300.000 millones actualmente (16.000 millones de dólares).

   El retraso en la construcción, de cuatro años, y el alto precio del mantenimiento, estimulan aún más la paralización de las obras. Por el contrario, la gran envergadura del nuevo aeropuerto y su gran proximidad con el centro de la capital azteca se presentan como principales ventajas para su continuación.

   Así, serán los mexicanos quienes decidan qué hacer. Este viernes, al mismo tiempo que se anunciaba la consulta, se ponía a disposición de los usuarios los informes sobre los dos proyectos alternativos que el equipo de AMLO ha preparado. La primera opción sería mantener el actual proyecto, con todo lo que conlleva. La segunda, suspenderlo y construir en su lugar dos pistas adicionales en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

   En el caso de llevarse a cabo la segunda opción, la base de Santa Lucía quedaría ampliada y operaría junto con el aeropuerto Benito Juárez, algo que un estudio del Centro para el desarrollo de sistemas avanzados para la aviación de la corporación Mitre indica que "no es viable". En cambio, algunos especialistas que colaboran con el equipo de López Obrador dicen que sí es posible mantener las dos terminales aéreas en funcionamiento, recoge 'BBC Mundo'.