¿Cuáles son los principales desafíos a los que tendrá que hacer frente el futuro presidente de Colombia?

Colombian presidential candidates German Vargas Lleras, Gustavo Petro, Sergio Fa
REUTERS
Publicado 25/05/2018 21:51:35CET

   BOGOTÁ, 25 May. (Notimérica) -

   Los colombianos irán a las urnas este próximo domingo 27 para elegir al sucesor del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en medio de una polarización entre las propuestas del candidato de derecha Iván Duque y el de izquierda Gustavo Petro, los dos con más opciones de ganar la presidencia, según las encuestas.

   El ganador de las elecciones deberá hacer frente a una serie de desafíos como las relaciones con Venezuela, decidir si apuesta o no por llevar a buen término las negociaciones de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y por cumplir lo pactado con la desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), convertida en el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

RELACIONES CON VENEZUELA

   Santos aseguró hace unos días que Venezuela es su "peor pesadilla", debido a la situación política y económica que están viviendo y derivaría en una inmigración mucho mayor lo que pondría en riesgo la frágil estabilidad colombiana e incluso la implementación del proceso de paz.

   Además, las diferencias entre Colombia y Venezuela se agravaron en agosto de 2015, cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el cierre de los pasos fronterizos con Colombia tras aducir la infiltración de paramilitares colombianos que chocaban con uniformados venezolanos.

LA PAZ

   La implementación del acuerdo de paz con la FARC es un asunto central para la persona que gobierne Colombia en el próximo período.

   El acuerdo, de hecho, divide a los candidatos comprometidos con su implementación, como el izquierdista Gustavo Petro, y quienes buscan desarticularlo o eliminar de cargos políticos en el Congreso, como el derechista Iván Duque, delfín del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010).

   Con o sin nuevas modificaciones, la implementación del acuerdo de paz será un asunto prioritario que deberá atender el nuevo Gobierno, que tendrá sobre él los ojos puestos de la comunidad internacional.

ELN

   Seguir dialogando con el ELN es otro de los puntos claves para que Colombia vuelva a la paz, pero que depende en gran medida de la voluntad del próximo mandatario.

   Mientras Petro auspicia su continuación, Duque plantea que primero el ELN inicie un cese del fuego unilateral y suspenda actos de guerra como secuestros y ataques para sentarse a negociar.

   Organizaciones sociales, campesinas, indígenas y sindicales, la Iglesia Católica y las Naciones Unidas sostienen que la próxima administración debe continuar los diálogos con el ELN para alcanzar una paz completa y duradera.

NARCOTRÁFICO

   Por otro lado, la producción y el tráfico de drogas es un problema constante de la economía y la criminalidad en Colombia.

   La retirada de las FARC de los territorios que controló por décadas tras la firma de la paz en noviembre de 2016, ha llevado a que bandas criminales, grupos paramilitares de extrema derecha y el propio ELN intentaran ocupar nuevas zonas de cultivos ilícitos y rutas del narcotráfico.