Cuarta movilización en Lima contra el indulto humanitario al exmandatario Alberto Fujimori

People holding pictures of victims of the guerrilla conflict in the 80s and 90s
REUTERS / MARIANA BAZO
Publicado 11/01/2018 19:17:40CET

   LIMA, 11 Ene. (Notimérica) -

   La cuarta marcha de protesta por el indulto humanitario concedido por el presidente Pedro Pablo Kuczinsky al expresidente Alberto Fujimori, ha sido convocada para este jueves por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

   El actual mandatario concedió el indulto al expresidente peruano solo tres días más tarde de que fracasara una moción de censura en su contra presentada por la oposición --entre ellos el partido Fuerza Popular, liderado por Keiko Fujimori-- por "incapacidad moral permanente" debido a su supuesta vinculación en varios casos de corrupción relacionados con la macrocausa legal 'Lava Jato' y la constructora brasileña Odebrecht.

   Desde Fuerza Popular lamentan la posibilidad de que la moción de vacancia contra Kuczynski fracasara porque este les hubiera prometido a algunos de sus diputados el indulto a Fujimori a cambio de que votasen en contra o se abstuvieran, como fue el caso del hijo del expresidente Kenji Fujimori y otros nueve congresistas.

   Tras el indulto, varios miembros del Gabinete de Kuczynski que no estaban de acuerdo con esta decisión renunciaron a sus cargos, como ha fue el caso de Jorge Nieto, ministro de Defensa; Carlos Basombrío, ministro de Interior o Salvador del Solar, ministro de Cultura.

   Antes de la marcha programada para este jueves ya se produjeron otras tres manifestaciones en la capital del país. La primera tuvo lugar el mismo día en que fue otorgado el indulto, el 24 de diciembre, y la segunda al día siguiente, el día 25. Tres días mas tarde, el día 28, tuvo lugar la tercera y más numerosa, organizada por el colectivo 'Keiko no va', que se opone a la política e hija también del exmandatario indultado, Alberto Fujimori.

   Desde el 4 de enero Fujimori reside, ya en libertad, en una mansión que se encuentra en uno de los distritos más exclusivos de la capital, La Molina. Si bien el expresidente ha sido exonerado de los años de cárcel que le restaban --fue condenado a 25 años en 2009-- todavía pesa sobre él una pena fiduciaria cuyo montante asciende a 15 millones de dólares, cantidad que habrá de ser utilizada para reparar a víctimas afectadas por sus delitos.