El borrador de la nueva Constitución de Cuba reconoce oficialmente por primera vez la propiedad privada

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel
REUTERS / MARCO BELLO - Archivo
Actualizado 15/07/2018 9:40:45 CET

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Cuba reconocerá de manera oficial la propiedad privada bajo su nueva Constitución, una medida que ha sido rechazada durante años por la clase gobernante cubana al considerarlo parte del sistema capitalista, en una serie de reformas constitucionales que también implicarán la creación del puesto de primer ministro, según ha informado el diario estatal 'Granma'.

Las últimas reformas económicas llevadas a cabo por el expresidente cubano Raúl Castro, que tenían como objetivo mejorar la economía del país y lograr que el sistema socialista cubano fuera más sostenible. Como consecuencia, desde 2010, miles de cubanos se han vuelto autónomos y han creado sus propios negocios, lo que ha supuesto un impulso para la situación financiera del país.

'Granma' ha publicado este sábado un resumen de las reformas que se introducirán en el nuevo borrador constitucional, bajo el cual la Carta Magna cubana pasará de tener 137 artículos a 224.

A pesar de que el periódico cubano ha asegurado que la reforma constitucional implicará un reconocimiento oficial por parte del Gobierno de la propiedad privada, también ha reafirmado que el Estado continuará siendo el pilar central de la economía del país caribeño.

De acuerdo con el diario cubano, la comisión gubernamental encargada de reformar la Constitución presentará el borrador ante la Asamblea Nacional durante la reunión convocada para la próxima semana. A continuación se convocará un referéndum para asegurar su aprobación por parte de la población a finales de año.

La comisión está liderada por Castro, que continúa siendo el líder del Partido Comunista. El actual presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que también forma parte de la comisión, anunciará la composición de su Consejo de Ministros durante la Asamblea Nacional.

Además de introducir la posición de primer ministro, inexistente hasta la fecha, la nueva Constitución limita la duración del presidente a diez años divididos en dos mandatos de cinco.