Curitiba pide que se traslade a Lula a otra prisión del país

Contador
Supporters of former Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva are seen in a
REUTERS / RODOLFO BUHRER
 
Actualizado 16/04/2018 13:02:14 CET

   BRASILIA, 16 Abr. (Notimérica) -

   Las autoridades de la ciudad brasileña de Curitiba, en el estado de Paraná Sur, han solicitado que se traslade al expresidente del país Lula da Silva a otra prisión del país debido a las molestias que la presencia del detenido y sus defensores están causando a los vecinos de la ciudad.

   Mediante un documento presentado a la Justicia Federal, desde Curitiba señalan que además de las citadas molestias y la perturbación del funcionamiento normal de la ciudad, ya se han agotado las medidas administrativas y judiciales para el cumplimiento de la orden judicial, según informó el diario 'O Globo'.

   Lula se encuentra retenido en la Superintendencia de la Policía Federal en la localidad, lugar donde ahora se ubica también un campamento en el que se agolpan cientos de defensores y simpatizantes del líder político.

   Desde el Ayuntamiento han expuesto que la presencia de estos manifestantes perturba el correcto funcionamiento de la comisaría además de haber obligado al diseño de un dispositivo de seguridad especial alrededor del edificio. Este hecho está obligando a su vez a que efectivos de la Policía Federal no puedan llevar a cabo sus funciones habituales ya que se encuentran formando parte de este dispositivo especial.

   Desde el Sindicato de Comisarios de la Policía Federal del estado también se ha pedido el traslado del expresidente Lula esgrimiendo motivos similares a los del Ayuntamiento, según informan desde 'Sputnik'.

Campamento de simpatizantes de Lula

Por su parte, el partido de Lula, Partido de los Trabajadores (PT), así como diferentes organizaciones sociales que forman parte de la acampada, han señalado que la convivencia con los vecinos de la zona está siendo muy buena.

   La potestad para concretar el traslado del expresidente hasta otro lugar recae ahora en el juez encargado de la causa 'Lava Jato', Sérgio Moro.

   Lula fue condenado a 12 años de prisión por los delitos de corrupción y blanqueo de capitales en el marco de la citada operación 'Lava Jato' y ahora enfrenta ya su segunda semana como preso.