Daniel Ortega denuncia una conspiración y relaciona las protestas con el narcotráfico

Daniel Ortega
Reuters - Archivo
Publicado 21/04/2018 22:29:08CET

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de nicaragua, Daniel Ortega, ha denunciado la "conspiración" tras las protestas de los últimos días contra la reforma del Sistema Nacional de Seguridad Social que se ha cobrado al menos cuatro víctimas mortales.

"Estos grupos de estudiantes movilizados ni siquiera conocen qué partido está moviendo todo esto. Con una buena manipulación de las redes le tocan el sentimiento muchacho a muchacho. Eso es explicable y entendible por la forma en la que se pueden manipular y se manipulan las redes ahora en el mundo", ha afirmado Ortega en un discurso a la nación transmitido por la estatal Radio Nicaragua.

El mandatario sandinista ha denunciado así una conspiración impulsada por grupos con financiación estadounidense e incluso ha vinculado la violencia con el narcotráfico y las pandillas. En ese sentido, ha destacado que varios de los detenidos son pandilleros que están fichados por la Policía.

"Estos asesinos vienen con armas de guerra y cuando caen en enfrentamiento con la Policía, entonces pobrecitos y van a los derechos humanos. Pero ellos nunca han ido por los derechos humanos cuando asesinan a los niños, a los productores, a los sandinistas", ha denunciado.

Ortega ha señalado que estos grupos políticos "aprovechan cualquier cosa para sacarle rédito", para sembrar el terror y la inestabilidad entre los ciudadanos.

"Cuando los que organizan este tipo de protestas incorporan a jóvenes o adultos que han caído en la delincuencia, están criminalizando la protesta y poniendo en riesgo a los muchachos que con buenas intenciones llegaron a la protesta", ha apostillado.

Ortega ha puesto como ejemplo las movilizaciones de los pensionistas en España o las protestas de los sindicatos en Argentina "y ahí no hay destrucción". Después de la manifestación "dejan la vía despejada para que continúe la actividad económica y social", mientras que en las protestas de Managua, asegura Ortega, los organizadores han amenazado con destruir el último hospital inaugurado, el Hospital Felipe Vélez Paiz.

El origen de la protesta es una reforma del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) por la cual la aportación salarial de los trabajadores a la seguridad social pasará del actual 6,25 a un 7 por ciento; la de los empresarios mediante sus beneficios, de un 19 a un 22,5 por ciento; y los jubilados tendrán que empezar a contribuir con una retención en sus pensiones del 5 por ciento.