Una década del nacimiento de la UNASUR, una institución en caída libre

UNASUR
WIKIMEDIA
  
Actualizado 23/05/2018 12:09:32 CET

   MADRID, 23 May. (Notimérica) - -

   La Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), organismo internacional cuyo objetivo es la creación y promoción de la identidad y ciudadanía sudamericana, está de aniversario: se cumplen diez años de la firma de su Tratado Constitutivo de la institución. Sin embargo, lejos de que el hecho constituya una celebración, el evento parece poner de nuevo los ojos sobre una entidad actualmente en declive.

   El pasado mes de abril se llevaba a cabo el anuncio de que Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú cesaban su participación en UNASUR de manera indefinida a causa de los problemas y desacuerdos con el funcionamiento de la institución, la falta de consenso y la carencia de Secretaría General.

   Tal y como la misma institución indica en su página web, el 8 de diciembre de 2004 se creó la Comunidad Suramericana de Naciones (CSN) en el marco de la Reunión de Presidentes de América del Sur, que se realizó en Cuzco (Perú). La entonces llamada CSN nació con la intención de integrar procesos regionales desarrollados por el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Comunidad Andina, ambas dos instituciones que tienen el fin del desarrollo y la integración de la región sudamericana.

   El 30 de septiembre de 2005, en Brasilia, y el 9 de diciembre de 2006 en Cochabamba (Bolivia) los Jefes de Estado de los países miembros decidieron que era necesario establecer un plan estratégico para consolidar una agenda común en la región. Dos años después, en abril de 2007, los Jefes de Estado participantes en la Cumbre Energética Suramericana de Isla Margarita (Venezuela) decidieron cambiar el nombre de Comunidad Suramericana de Naciones a Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), tal y como hoy se le conoce.

WIKIMEDIA

   Pero sin duda, el día clave y por el que hoy la organización está de aniversario fue el 23 de mayo de 2008, cuando se aprobó el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, en el cual se designó como sede permanente de la Secretaría General a Quito (Ecuador) y del Parlamento a Cochabamba (Bolivia). Sin embargo, no fue hasta el 11 de marzo de 2011 que este documento entró en vigor.

   Cabe destacar que la creación del bloque fue impulsado en mayor medida por el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez. Tanto él como muchos otros presidentes de izquierda de los países sudamericanos --como Rafael Correa, Evo Morales, Lula Da Silva o Néstor Kirchner--, vieron en la institución una oportunidad para hacer frente a la influencia de Estados Unidos en la región.

   Su creación acogió a doce estados independientes de la subregión --Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela--, estando encabezada por un secretario general e intercalando anualmente una presidencia pro-témpore. Pero esta norma actualmente no se encuentra en vigor, algo que ha propiciado la salida indefinida de varios estados.

   El último en liderar el cargo en la Secretaría General fue el colombiano Ernesto Samper, quien dejó el cargo en enero de 2017 y desde entonces no se ha designado una nueva personalidad para dicha función. El Gobierno de Mauricio Macri impulsó la candidatura del diplomático argentino José Octavio Bordón, pero Venezuela se opuso a esta.

WIKIMEDIA

   Este hecho ya hace ver cómo la política es, sin duda, la base de la existencia de la UNASUR. Como se ha indicado, el surgimiento del bloque fue propulsado por el movimiento y el liderazgo de la izquierda latinoamericana, el cual ha sido revertido en los últimos años y en las últimas elecciones presidenciales, más con el rechazo general al chavismo venezolano.

   El resurgir de la derecha en América Latina, actualmente gobernada en su mayoría por el neoliberalismo, podría haber provocado esta ruptura, más cuando la presidencia actual la ostenta uno de los pocos gobiernos de izquierda de la región, el de Evo Morales. Más cuando los seis países que deciden abandonar son, asimismo, los principales Estados que componen el Grupo de Lima.

   De hecho, tras conocerse la noticia el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció a los gobiernos firmantes de la cesión de "asestar una puñalada con la intención de desangrar la Unasur", unas palabras que acompañaron a la petición a sus líderes de tener "un poco de conciencia sudamericana". Por su parte, el Gobierno de Ururguay ha indicado que "no piensa salirse de la UNASUR" y Evo Morales ha afirmado que liderará el resurgir de la institución.