La defensa de Lula pide al Tribunal Electoral que le permita dar entrevistas desde prisión

Manifestación en apoyo de Luiz Inácio Lula da Silva
REUTERS / RODOLFO BUHRER - Archivo
Publicado 24/08/2018 23:31:12CET

   BRASILIA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La defensa del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha solicitado este viernes al Tribunal Superior Electoral (TSE) que le permita participar en la campaña para los comicios presidenciales del próximo 7 de octubre mediante entrevistas en los medios de comunicación, a pesar de estar condenado por corrupción.

   Los abogados de Lula argumentan que, pese a estar "injustamente condenado", "mantiene intactos sus derechos políticos, entre ellos el de votar y ser votado como candidato presidencial", así como el de participar en la campaña electoral, por ejemplo, "a través de entrevistas en los medios de comunicación".

   A este respecto, los letrados sostienen que "la ley electoral garantiza el mismo trato a los candidatos, inclusive a través de los medios de comunicación". "Este principio de igualdad está consagrado en el derecho brasileño", según un comunicado difundido por el Partido de los Trabajadores (PT).

La defensa de Lula ha denunciado que el centro penitenciario de Curitiba, donde se encuentra encarcelado desde el pasado mes de abril, le ha impedido dar entrevistas a diversos medios.

DESAFÍO ELECTORAL

   El Partido de los Trabajadores inscribió la semana pasada a Lula como su candidato presidencial pero el Ministerio Público lo ha impugnado esgrimiendo que el líder izquierdista "no es elegible" por la condena por corrupción que pesa en su contra.

   Ahora, el caso pasa a manos del Tribunal Superior Electoral. Conforme a la conocida como ley de ficha limpia, las candidaturas de personas condenadas son posibles mientras el fallo no sea firme. Cuando no quepan más recursos contra el mismo, la participación electoral será imposible.

   Lula se ha enfrascado en una batalla legal para revertir la sentencia que le condena a doce años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos.

   La sentencia ha sido ratificada --incluso con una pena mayor, pasando de nueve a doce años de cárcel-- en segunda instancia, pero el antiguo dirigente sindical ha presentado sucesivos 'habeas corpus' y amenaza con llegar hasta el Tribunal Constitucional.

   Si Lula consiguiera el estatus de candidato presidencial, el proceso judicial seguiría su curso. Y, si finalmente la Justicia confirma la condena, los votos que haya recibido serán anulados.

Contador