Correa denuncia en la OEA una grave alteración del "orden democrático" en Ecuador bajo el mandato de Moreno

Rafael Correa
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 15/12/2017 21:39:04 CET

WASHINGTON, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente ecuatoriano Rafael Correa ha denunciado este viernes ante la Organización de Estados Americanos (OEA) una "alteración del orden constitucional que afecta gravemente al orden democrático" en el país andino debido a la gestión de su sucesor en el cargo y antiguo delfín, Lenín Moreno.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha anunciado en Twitter que Correa y su ex ministro de Exteriores Rafael Patiño han solicitado al bloque regional que aplique a Ecuador la Carta Democrática, lo que podría acarrear sanciones para el país e incluso su suspensión como Estado miembro.

Correa ha considerado que "esta situación de menoscabo del Estado constitucional debe ser denunciada internacionalmente debido a la gravedad de los hechos y de la vulneración de derechos en flagrante atropello de la Convención Americana y sus instrumentos normativos derivados, como la Carta Democrática".

El líder izquierdista basa su denuncia, difundida por Almagro en dicha red social, en los dos decretos emitidos por Moreno en los que insta al Consejo Nacional Electoral (CNE) a convocar una consulta popular de siete preguntas, entre ellas una que podría impedir la vuelta de Correa al poder, sobre la que la Corte Constitucional aún no ha decidido.

Moreno pretende plantear a los ecuatorianos si desean eliminar la reelección indefinida, algo que considera "una aberración". De eliminarse, haría imposible que Correa se postulara de nuevo para el cargo después de un intervalo de cuatro años.

De telón de fondo está el enfrentamiento político que Correa y Moreno mantienen desde que éste último decidió apartar a su vicepresidente, Jorge Glas, por corrupción. El 'número dos' ha sido condenado esta misma semana a seis años de cárcel por recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Moreno ha hecho del caso Glas el símbolo de su lucha contra la corrupción y Correa se lo ha tomado como algo personal porque el vicepresidente fue uno de sus hombres de confianza. Esta "traición" ha hecho volver al ex presidente de Bélgica, país natal de su mujer donde pretendía retirarse tras ceder la vara de mando a quien consideraba su aliado.