Ecuador destituye al fiscal general Carlos Baca Mancheno

Carlos Bacca
FLICKR / AGENCIA ANDES - Archivo
Publicado 27/04/2018 17:39:03CET

   QUITO, 27 Abr. (Notimérica) -

   El Parlamento de Ecuador ha destituido al fiscal de la nación, Carlos Baca Mancheno, por incumplimiento de sus funciones, después de que éste difundiera una grabación de audio entre el expresidente del Parlamento José Serrano y el excontralor Carlos Pólit, en el que supuestamente conspiraban para sacarlo de su cargo.

   Tras un debate que se prolongó por más diez horas, los parlamentarios del país votaron la destitución de Baca, que ha sido aprobada con 128 votos a favor.

   Algunos parlamentarios mostraron también su preocupación por la cercanía de Baca con el expresidente Rafael Correa, a quien asesoró antes de postularse como fiscal. Por su parte, el ya exfuncionario se ha defendido afirmando que esta destitución se producía simplemente por haber plantado cara a Serrano y Pólit cuando querían conseguir que dejara el cargo.

   De hecho, el propio Serrano resultó destituido de su cargo de presidente de la Asamblea por el duro enfrentamiento que mantuvo con Baca a raíz de la publicación de la citada grabación de audio.

   Baca ha admitido también que cometió un error al revelar el audio en una rueda de prensa pero ha afirmado que lo hizo por la gravedad de una conversación en la que se especulaba con la necesidad de hacer que el fiscal general de la nación dejara su puesto revelando supuestas corruptelas en las que podría estar implicado.

   Sin embargo, la Comisión de Fiscalización del Parlamento aprobó, en su momento, este juicio político contra Baca considerando que la divulgación de la grabación había sido hecha para su beneficio personal, de forma ilegal y provocando una grave crisis institucional, según informa 'Sputnik'.

   De hecho, para el asambleísta socialcristiano Henry Cucalón, si Baca quería dar a conocer la grabación debería haber cumplido con lo que la ley establece, es decir, debería haber contado con la aprobación de un juez y la autorización de los participantes.

   "Nuestro país merece un fiscal que sea obediente a la ley, no uno que cuando existe un problema personal puede usar la ley para su propio beneficio", ha afirmado Cucalón.