EEUU acaba con un programa de ayuda a menores centroamericanos que huyen de la violencia

 

EEUU acaba con un programa de ayuda a menores centroamericanos que huyen de la violencia

A girl throw confetti as she participates in a procession to commemorate the Fea
REUTERS / JOSE CABEZAS
Publicado 17/08/2017 9:04:43CET

   NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS), 17 ago (Reuters/Notimérica).-

   El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha cesado este miércoles un programa que permitía a menores de El Salvador, Guatemala y Honduras --el conocido como Triángulo del Norte-- que huyen de la violencia para establecerse en Estados Unidos, lo que pone fin a las esperanzas de más de 2.700 niños que esperaban una aprobación.

   En un publicación en el Boletín Federal, el gobierno dijo que puso fin a la práctica de dar un permiso condicional bajo el Programa de Menores Centroamericanos (CAM), que se ofrecía a niños incluso si se les había negado la condición de refugiados.

   El programa comenzó a fines de 2014 durante el gobierno del expresidente Barack Obama, en respuesta a decenas de miles de menores no acompañados y de familias de Centroamérica que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México.

   Una decreto sobre seguridad fronteriza, firmado por el presidente Donald Trump días después de asumir el cargo, inició una revisión del programa, lo que suspendió las solicitudes de más de 2.700 niños a quienes se le había otorgado una aprobación condicional.

   Los pedidos quedarán ahora cancelados. La mayor parte de los niños que habían obtenido la aprobación eran de El Salvador.

   El programa permitió a menores de 21 años que tienen padres que viven legalmente en Estados Unidos solicitar una entrevista y postular a la condición de refugiados antes de hacer el viaje a Estados Unidos.

   Hasta el 4 de agosto, más de 1.500 niños y familiares elegibles habían llegado a Estados Unidos como refugiados bajo el programa CAM, según el Departamento de Estado.

   Los niños que no calificaban para el estatus de refugiado y no tenían otros medios de reunirse con sus padres en Estados Unidos también podían solicitar su ingreso al programa.

   Quienes habían conseguido el permiso tendrán que volver a solicitar uno condicional una vez que expire su período de dos años, pero sólo podrán renovarlo si pueden demostrar "una necesidad humanitaria urgente o un motivo significativo de beneficio público" para quedarse.

   Más de 13.000 personas han solicitado acogerse al programa desde que comenzó, dijo el Departamento de Estado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies