EEUU estima que 463 padres inmigrantes podrían haber sido deportados sin sus hijos

Estados Unidos realiza pruebas para reunir a los padres e hijos inmigrantes
REUTERS / LOREN ELLIOTT
Actualizado 24/07/2018 15:53:37 CET

WASHINGTON, 24 Jul. (Reuters/EP) -

   El Gobierno federal y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés) ha presentado este lunes un informe conjunto en el que asegura que más de 450 padres inmigrantes podrían haber sido deportados del país sin sus hijos.

   La ausencia de los 463 padres, que los abogados del Gobierno estadounidense han señalado que está "bajo revisión", podría impedir los esfuerzos de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, para reunir a las familias separadas antes del jueves, plazo fijado por un juez federal.

   El informe no dice por qué los 463 padres han sido deportados del país, pero funcionarios del Gobierno reconocieron previamente que algunos fueron deportados sin sus hijos. Hasta el lunes, 879 padres habían sido reunidos con sus hijos.

   Cerca de 2.500 niños fueron separados de sus padres después de que el Gobierno de Trump anunciara la política de "tolerancia cero" en abril, con el objetivo de desalentar la inmigración ilegal. La iniciativa fue revocada en junio, de cara a las críticas internacionales sobre el trato que el Gobierno daba a los menores inmigrantes.

   El juez de distrito Dana Sabraw en San Diego ordenó en junio que el Gobierno tendría que reunir a los niños con sus padres en el marco de una demanda presentada por la ACLU.

   El Gobierno ha afirmado este lunes que hay 917 padres que no cumplen los requisitos para recibir a sus hijos o que todavía no se sabe que si pueden ser reunidos con ellos. Esa cifra incluye a los padres que ya no se encuentran en el país, así como a los que fueron considerados no aptos debido a condenas penales o por otros motivos.

   Los defensores de los inmigrantes han expresado su preocupación sobre los padres deportados sin sus hijos, diciendo que la situación puede crear problemas con los casos de los niños.

   "¿Cómo podemos avanzar en un caso si no conocemos los deseos de los padres?", señaló Megan McKenna, portavoz de Kids in Need of Defense, a Reuters.