La mayoría de las familias separadas en la frontera entre EEUU y México continúan divididas

Estados Unidos realiza pruebas para reunir a los padres e hijos inmigrantes
REUTERS / LOREN ELLIOTT
Actualizado 20/07/2018 8:36:58 CET

LOS ÁNGELES, 20 Jul. (Reuters/EP) -

A falta de una semana para que se cumpla el plazo que fijó un tribunal para el reencuentro de padres e hijos que fueron separados por funcionarios de inmigración de Estados Unidos, los abogados del Gobierno ha informado este jueves que se han reunido a 364 de cerca de 2.500 familias con niños de 5 años o más.

No está claro en el informe, presentado en el marco de una demanda de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés) contra las separaciones de padres e hijos en la frontera, cuántas reunificaciones más podrían completarse.

De los más de 2.500 padres identificados como potencialmente aptos para recibir a sus hijos de regreso, 848 han sido entrevistados y recibieron la aprobación para el reencuentro, según han afirmado al tribunal los abogados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, según sus siglas en inglés).

Otros 229 padres han sido considerados no aptos debido a que cuentan con antecedentes penales, o porque "renunciaron" a la reunificación por otros motivos. El resto espera una revisión de su caso.

El informe también asegura que más de 700 padres tienen órdenes definitivas de deportación, aunque un juez federal prohibió su expulsión hasta al menos una semana después de que se reencuentren con sus hijos.

La ACLU pidió al juez que exija al Gobierno que entregue la lista de todos los inmigrantes adultos con órdenes definitivas de deportación, afirmando que esos padres necesitarían asesoría legal sobre las opciones disponibles para ellos y sus hijos.

Los abogados del Gobierno y de la ACLU deben presentarse ante la corte nuevamente este viernes, para una audiencia sobre el avance del proceso de reunión ante el juez de distrito Dana Sabraw en San Diego.

Los padres e hijos fueron separados como parte de la política de "tolerancia cero" del presidente estadounidense, Donald Trump, contra la inmigración ilegal. Muchas familias entraron a Estados Unidos de forma ilegal, mientras algunas solicitaron asilo en cruces fronterizos, después de huir de la violencia en sus países.

Los niños fueron enviados a múltiples instituciones en Estados Unidos, mientras que sus padres fueron encarcelados en centros de detención de inmigrantes o en prisiones federales.

Sabraw ha dicho en reiteradas ocasiones que espera que el Gobierno cumpla con el plazo que impuso. Autoridades federales han dicho que ya reunieron a todos los niños menores de 5 años con sus padres.