El ELN anuncia una tregua unilateral para las elecciones y solicita al Gobierno reanudar las negociaciones

Guerrilleros del ELN
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 26/02/2018 13:47:30 CET

   BOGOTÁ, 26 feb (Notimérica/Reuters) -

   La mayor guerrilla activa de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), ha anuciado este lunes una tregua unilateral de cinco días para facilitar el normal desarrollo de las elecciones legislativas de marzo, al tiempo que ha solicitado al Gobierno reiniciar de inmediato la negociación de paz.

   El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, suspendió en enero la negociación de paz con el ELN después de una serie de ataques que dejaron ocho policías muertos, decenas de heridos y afectó la infraestructura petrolera del país.

   "Ante las próximas elecciones del 11 de marzo --así no compartamos estos procesos viciados--, como una muestra de respeto a las colombianas y colombianos que van a depositar su voto, el Ejército de Liberación Nacional realizará un cese de operaciones militares ofensivas, entre el 9 y el 13 de marzo próximo", ha indicado en un comunicado el grupo rebelde.

   Los colombianos irán a las urnas el 11 de marzo para elegir un nuevo Congreso, mientras que algunos partidos políticos realizarán consultas internas para seleccionar sus candidatos para los comicios presidenciales de mayo.

   El Gobierno y el ELN, conformado por unos 2.000 combatientes, iniciaron una negociación de paz en Ecuador en febrero del año pasado en un esfuerzo por poner fin por completo a un conflicto interno de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados. El Gobierno firmó un Acuerdo de Paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a finales del 2016.

   Aunque las partes acordaron un cese al fuego bilateral de más de tres meses que comenzó en octubre y terminó en enero, las conversaciones no han tenido mayores logros.

   "Proponemos al presidente Santos fijar una fecha de inicio del Quinto ciclo de conversaciones y enviar su delegación de diálogo a Quito", afirmó el grupo rebelde, que en sus comienzos fue integrado por sacerdotes católicos radicales.

   Inmediatamente no se produjo ninguna reacción del gobierno al anuncio del ELN, acusado de financiarse a través del secuestro, la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal. Esa guerrilla ha buscado la paz en el pasado en intentos que han fracasado por sus posiciones radicales.